Movember Food & Rock: Derroche de rock, watios y actitud en Santander

Protagonista del artículo:
Temática: Estilo: ,
Redactor: Fotógrafo:

Festival celebrado los días 10 y 11 en el Palacio de Deportes de Santander, con actuaciones de Europe, Rosendo, Loquillo, Avalanch, The Primitives, Ramoncín, Achtun Babies y Def Leopard.

Movember Food & RockEscribo esta crónica sorprendido en primer lugar por las críticas que han aparecido en varios medios calificando el sonido del evento como pésimo. Francamente no sé si hemos estado en el mismo recinto o es que mi ubicación era privilegiada, y no detecté más que algún que otro acople en momentos de la actuación de The Primitives el sábado de madrugada, y que achaco más al brío de su vocalista Tracy Tracy que a problemas técnicos. Hay que tener en cuenta que es un Palacio de Deportes no de Festivales, y además la sonoridad de un recinto cerrado no es la misma que la de un estadio al aire libre por ejemplo, pero me reitero en el hecho de que sonaron francamente bien, especialmente Ramoncín, Rosendo y Loquillo la noche del viernes, y que, para nada, hay que destacar como fracaso el sonido del festival.

Movember Food & RockDicho esto, pasamos a los hechos. La noche del viernes prometía y cumplió. Un Ramoncín, que parece que ha hecho un pacto con el diablo y por el que no pasan los años, comenzó la dosis de rock que los más madrugadores esperábamos. No faltaron ni “Litros de alcohol”, ni “Límites”, ni “Susurros”, y todos sus grandes temas fueron coreados por un público cuya media de edad pasaba la cuarentena con facilidad. Si alguien tenía alguna duda de la solvencia de Ramón en el escenario, de su voz, su actitud rockera y su buena forma, se le quitaron todas. Prácticamente tocó temas de todos sus trabajos, desde los más clásicos a los más recientes pero sin bajar el pistón en ningún momento. Al comienzo del concierto nos avisó que “iba a hablar poco porque no tenía mucho tiempo y quería tocar el máximo de canciones posibles”. Una actitud que se agradece ya que, como lamentablemente se confirmaría más tarde, el tiempo que tenía adjudicado era, efectivamente, muy corto. Esperemos que no tarde en volver por estas tierras y nos regale un bolo de los suyos de esos que llegan a las 3 horas.

Movember Food & RockPasar de Ramoncín a Rosendo fue una transición poco trasgresora. No hace falta precalentamiento para disfrutar de la magia en escena del madrileño pero en este caso el personal estaba más que lleno de rock en sus venas y quería más. Y se lo dio. Y vaya si lo dio. “Masculino singular”, “Pan de Higo”, “Maneras de Vivir”, “Flojos de pantalón” o el inevitable “Agradecido” fueron coreados por todo el Palacio de Deportes. Me comentaba un compañero de conciertos que Rosendo desprende un aura en el escenario que lo hace único. Y es cierto. El trio de ases de la noche se completaba con nada menos que Loquillo y, como hemos podido comprobar ya en numerosas ocasiones, nunca defrauda en sus actuaciones y, por muchas veces que le hayas podido ver, aún con el mismo repertorio, cada una de ella es única.  Un auténtico lujazo poder disfrutar del Loco en distancias cortas y poder gozar con su pose y su presencia escénica. Si además resucita temas como la injustamente maltratada “La mataré”, “Esto no es Hawaii”, “Rock´n´Roll Star”, “Feo, fuerte y formal”, “Quiero un camión”, “El ritmo del garaje”, “Cadillac solitario”, “Besos robados”, “El rompeolas”… y se da un baño de masas con el público al son de “Carne para Linda”, ¿Qué más se puede pedir? Más de dos horas de concierto dieron para mucho pero se hicieron cortas. Como siempre.

Movember Food & RockLa noche del viernes finalizó con los Achtung Babies, banda tributo a U2, que cumplieron como ya demostraron hace un par de años en la sala Escenario Santander, aunque con un aforo más reducido que en los conciertos previos. El sábado arrancó con Avalanch, la mítica superbanda española de metal, que rescataron su disco “El Ángel Caído” para deleite de los que íbamos acercándonos al Palacio de Deportes a por nuestra segunda tanda de rock´n´roll. Sonaron “Tierra de nadie”, “Delirios de grandeza” o “Las ruinas del Edén” del citado disco, tras el cual comenzó un set acústico entre Alberto Rionda e Isra, destacando “Vientos del Sur”. Al finalizar éste, comenzó un set más eléctrico incluyendo entre otros “Alas de Cristal” y “Torquemada”.

La jornada continuó con los suecos Europe que decepcionaron en parte a sus seguidores pues, tras más de dos horas de show, prácticamente no habían tocado ningún tema “clásico”. Sonaron, eso sí, “Rock the night”, “Superstitious” o “Cherokee” pero nos quedamos con ganas de sacar los mecheros y disfrutar de su power balada ochentera “Carrie” por ejemplo. “The final countdown” puso el broche de oro perfecto a una actuación correcta, y con la que aprovecharon para presentar varios temas de su último largo “Walk the Earth”. Habría que esperar a los británicos The Primitives para que Tracy Tracy encendiera al personal al ritmo de sus descargas power pop. Con un público menos nutrido que el que se agolpaba en el exterior para reponer fuerzas en las food trucks, dieron lo mejor de sí y lucharon contra los acoples de sonido en varias ocasiones, lo que no restó fuerza a su directo.  Sonaron, por supuesto, sus dos clásicos “Way behind me” y “Crush”, esta última coreada por todos los que aún tenían fuerzas a esas horas, y se fueron sin dar propinas, quizás un poco decepcionados al ver la estampida post-Europe. Comprensible.      

Esperemos que se repitan más iniciativas como esta más a menudo pues ha quedado demostrado que son respaldadas sobradamente.    

Lo mejor:

– El concepto de festival temático rock + food trucks. 
– La noche de viernes y su trío de ases nacional.                               

Lo peor:

– Habría que reforzar la zona de food trucks para evitar colas a horas punta y aumentar la oferta gastronómica. 
– Europe sin “Carrie” no son Europe 100%.
– Muy mal Joey Tempest…

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

DonVito
Ingeniero informático y coleccionista infatigable de discos desde los 13 años. Actualmente reside en Santander (Cantabria). Asiduo a los conciertos en directo y a los festivales, cuando aún no estaban "de moda", siempre está a la búsqueda de la tienda de discos perfecta o el evento que hay que ver.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.