David Little: Te enseña a grabar tu música

Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Redactor:
Observaciones: Fotos de Aintxane Sardina y Cristina Sánchez e imágenes aparecen por cortesía de David Little.

La tecnología pone al alcance de las personas creativas medios impensables hace pocas décadas. Un nuevo libro ayuda a introducirse en el apasionante mundo de la grabación y creación musical en “home studio”.

David Little“Home Studio – Cómo grabar tu propia música y vídeos” es un interesante libro para todas aquellas personas con inquietudes musicales, que quieran aprender a crear y grabar su propia música, con medios tecnológicos que puedan tener al alcance en su propio hogar.

El libro ha sido publicado recientemente por la editorial Redbook Ediciones y su autor es David Little, un joven compositor, músico y periodista, que pone a disposición de los lectores sus conocimientos y su experiencia.

Hemos aprovechado la ocasión que brinda la publicación de este libro para entrevistar a David Little y no sólo conocer los pormenores de la elaboración del libro, sino también para descubrir aspectos de su carrera musical y de su labor como periodista:

Eres músico, periodista musical, tienes varios libros publicados sobre temática musical… ¿Te consideras un profesional de todas estas facetas? ¿Hay alguna de ellas para ti sea más importante que el resto?

Depende de lo que se entienda como profesional. A nivel vocacional llevo haciendo música y escribiendo desde que tengo uso de razón. Aun así, si tuviese que elegir, me quedaría con la música. No es que se me dé mejor o peor, simplemente es que no puedo entender la vida sin ella. Forma parte de mí. Si viviese bajo un puente, seguiría haciendo música.

Si te refieres a vivir de una profesión… No lo llames vivir, llámalo sobrevivir. Escribir libros de divulgación, ser músico o técnico de sonido, me ha ayudado a llenar la nevera muchas veces. Otras actividades, que podrían parecer a ojos de la sociedad como mucho más sólidas, me han ayudado mucho menos. El marketing, la comunicación… Y luego, como casi todo el mundo, tengo que hacer muchas otras cosas para ir tirando.

David LittleTienes un álbum publicado en 2015, “Canciones para matar a la luna” y en tu web se pueden ver que tienes otras grabaciones… ¿Qué nos puedes contar sobre tu faceta musical?

Desde que empecé a tocar de niño tengo un perfil más cercano al autor. Aprendí tocando mis propias composiciones desde el principio. Ese es mi principal motor como músico, lo que me hace avanzar. Aunque tengo algunos proyectos de versiones, siempre me he centrado más en mi propio repertorio de canciones propias, y en la composición de bandas sonoras.

Esto último me gusta cada vez más. Te permite trabajar en equipo con personas muy talentosas de otras disciplinas. Para mí por ejemplo ha sido un honor poner mi grano de arena en un cortometraje como “Cretinos”, que ha tenido mucho éxito en el circuito de festivales. Es un orgullo trabajar en proyectos así. Su director Edu Moyano, aparte de ser un gran tipo, tiene por delante un futuro muy prometedor como cineasta. Además es fan de “El Gran Lebowski”.

Mi faceta como músico de rock, pop, cantautor, o como quieras llamarlo siempre está ahí. Es algo que me acompaña siempre. Es un proyecto a largo plazo, de búsqueda artística y personal.

En cuanto a las versiones, la “BBC” tiene su gracia y siempre me gusta tener un pie metido. Aquí en la Costa del Sol tenemos la suerte de tener a muchos músicos tocando gracias a esto. Y con tocar no me refiero a tocar por un par de cervezas. Me refiero a tocar, a vivir de la música. Es un trabajo diferente, pero también es muy interesante.

Respecto al periodismo musical, tienes un blog, has colaborado en Heavy Rock, Muzikala, El Confidencial… ¿En qué medios escribes actualmente? ¿Qué es lo que más te gusta del periodismo musical?

Curiosamente he ido evolucionando en ese sentido. Escribo menos artículos que antes porque soy más selectivo. Por un lado prefiero que mi trabajo sea remunerado, quién no. Respeto y comprendo a los compañeros que escriben en medios por pura vocación, que van poco a poco hasta consiguen un caché. Pero en mi caso esa motivación vocacional la tengo cada día en la música, en el sonido… en otras cosas. El tema de los libros ha sido una evolución lógica. En ellos escribo sobre temas que me interesan mucho más.

He dejado de lado el periodismo musical en sentido estricto porque en el fondo no me interesaban ciertas cosas como lector. Las críticas de discos no me atraen porque no creo mucho en ellas. Es todo tan subjetivo que me pregunto quién soy yo para decir si algo es bueno o malo.

Las crónicas de conciertos tampoco me entusiasman como lector. Si escribiese alguna terminaría hablando de lo fresquita que estaba la cerveza, lo bien que tocaron a pesar del cabreo que llevaba Steven Tyler con el batería.

Si entrevisto a un músico solo puedo entrevistarle como músico. Lo que me sale es preguntar sobre escalas, armonía, el negocio musical, cómo han grabado las baterías del disco, si han usado compresión paralela, si han usado tres micros o siete, cuánta pasta ha costado, si estudió música en el conservatorio… y estas cosas no interesan tanto al público.

David LittleY sobre los libros que has publicado… ¿Resulta muy diferente escribir para prensa que hacerlo pesando en crear un libro?

Tiene algunas diferencias. Depende mucho del enfoque de cada trabajo. No es lo mismo una crónica que una entrevista, ni es lo mismo un libro tipo manual que un libro tipo ensayo.

Los libros que hago ahora con Robinbook son más didácticos. El libro que autoedité, aunque también era divulgativo, no dejaba de ser una serie de reportajes sobre industria musical muy largos. Estaba más cercano al género periodístico en cuanto a forma.

Luego en los libros trabajas con temas más amplios. En prensa tienes que sintetizar mucho más. Y yo me enrollo mucho, la verdad…

Pero al final en ambos casos no deja de ser una labor de investigación previa, seguida de muchas horas escribiendo y editando.

Tu nuevo libro se llama “Home Studio – Cómo grabar tu propia música y vídeos”. ¿Cómo surgió la idea de escribir ese libro? ¿Fue a iniciativa tuya o de la editorial?

Fue iniciativa de ambos. En principio era un capítulo de mi anterior libro sobre el negocio musical, donde hablaba del proceso de grabación. Empecé a investigar y al final escribí muchísimo material muy interesante. Resultó que el capítulo era la mitad del libro. Así que o bien se recortaba, o bien se ampliaba, se reestructuraba y se publicaba un libro nuevo.

En el libro repasas un montón de técnicas esenciales a tener en cuenta para grabar música y videos de temática musical… ¿Pensabas en un público objetivo en concreto a la hora de escribirlo?

El libro está pensado para aquellos que quieren empezar a grabar y no saben cómo, y también para aquellos más experimentados pero quieren conocer nuevas técnicas en algún momento dado, o tener a mano la información.

Pero la verdad es que pensaba también un poco en mí, para qué nos vamos a engañar.

Cuando te pones a grabar y a mezclar, en mi caso al menos, suelo tener muchas chuletillas como guía. Reviso cómo le gusta ecualizar las guitarras al productor de turno, cómo le gusta grabar las baterías, qué efectos aplica, qué micrófonos utiliza… Me fijo en el trabajo de otros y lo intento aplicar a lo mío con mis propios medios.

A mí me enseñaron que una batería necesitaba ser grabada con siete, ocho y nueve micrófonos. Todo excesivamente paneado… Todo muy noventero. Luego escuchas cientos de discos antiguos y suenan de puta madre, y se grabaron con un enfoque muy distinto. O escuchas discos actuales, de Jack White por ejemplo, donde se grabaron las baterías en mono. O donde las voces están grabadas con un Shure 57, y no con el micro de diezmil dólares. O escuchas el disco de Amy Winehouse, donde la batería se grabó con un solo micrófono y luego se añadieron algunos samples. Y por eso suena antiguo y moderno al mismo tiempo…

Estas cosas también son interesantes para alguien que lleva un tiempo grabando por su cuenta. El libro es una manera de tener muchos datos de forma accesible.

Evidentemente también hay un ejercicio de síntesis. No se puede abarcar todo. Para profundizar existen libros más técnicos y específicos.

David LittleCentrándonos en la parte de grabación sonora, ¿todo lo que explicas y aconsejas se basa en tu propia experiencia personal? ¿tienes tu propio estudio?

Tengo mi propio estudio, bastante modesto pero muy peleón. En él grabo y mezclo mucho material, pero siempre que puedo me gusta grabar con otros técnicos en otros estudios. Me interesan más los técnicos que los estudios, de hecho.

Estas escapadas son siempre positivas para aprender. Sobre todo si vas a grabar cosas más complicadas, como pueden ser las baterías en ciertos proyectos. En proyectos donde quieres ir con pies de plomo y no te quieres poner a experimentar. En algunas mezclas es también interesante que las haga otra persona, contar con otro punto de vista, sobre todo si eres tú el que ha grabado. Así, de paso, aprendes tú también. Los mejores técnicos son también los mejores profesores.

Todo depende del presupuesto, y de tus propias intenciones. A veces te interesa coger el toro por los cuernos y hacer tú mismo muchas cosas. Otras veces es mejor contar con la experiencia y los recursos de terceras personas.

Para escribir el libro utilicé mi propia experiencia, pero sobre todo utilicé lo aprendido trabajando con otras personas, preguntando a otros, o estudiando. Y uno nunca ha de dejar de estudiar. Fue una labor de investigación importante de la que el primer beneficiado he sido yo.

En el libro dejas claro que con estudios modestos instalados en el propio hogar se pueden lograr grandes resultados, pero que aún queda espacio para los estudios profesionales, con personal altamente cualificado… ¿Qué opinas de los servicios de mastering online basados en procesos automáticos? ¿Los has podido probar?

Hay servicios de mastering online, pero no los he podido probar. Hasta donde yo sé es una lotería. A veces puedes conseguir resultados excelentes, pero a veces son una especie de fast food de la masterización.

Soy muy fan de la fast food, que conste. Pero a veces la hamburguesa no está tan buena como en un principio parecía en la foto. Puedes acudir a un estudio de prestigio, pero en estos procesos automáticos puede fallar el factor humano.

También está el efecto placebo. Te pueden entregar un master que te encante, y sin embargo podrías haber conseguido esos mismos resultados con equipos más modestos pero con un ingeniero de mastering volcado en su trabajo, con más tiempo dedicado.

David Little¿En qué momento le dirías a un artista que pasara de grabar por su cuenta a hacerlo en un estudio profesional con expertos?

Cuando un músico conoce las técnicas básicas, ha experimentado por su cuenta y está familiarizado con el proceso, lo suyo es que acuda a manos expertas. Si un músico quiere pasar de grabar demos a grabar discos, ha de acudir a profesionales. Cuanto antes se dé el paso, muchísimo mejor.

Esto no quiere decir que nunca vaya a ser capaz de grabar algo profesional por su cuenta, pero debe aprender primero de otras personas. Poco a poco llegar a sitios a los que no llegaba por sí solo. En todo caso, siempre será positivo contar con personas más experimentadas que tú.

Una parte muy importante del libro la dedicas a la grabación de videos… ¿Tienes también experiencia directa en la grabación de videos musicales?

He participado en algunos proyectos, sobre todo cortometrajes, como técnico de sonido o como auxiliar de producción. Alguna vez también en alguna grabación de música en directo, o bien coordinando al equipo o bien en postproducción. Pero todo esto ha sido de forma puntual.

En el mundo audiovisual el nivel de especialización es muy importante. Estudié audiovisuales porque era lo más parecido a la música que se me ocurrió entonces, por eso en mi caso mi ámbito es el sonido.

Lo primero que digo en el libro es que si quieres calidad, has de acudir a un profesional, pero que si quieres grabar un vídeo informal para publicarlo en las redes sociales, no necesitas una productora. La sección dedicada a los vídeos es más elemental. Los conceptos que se tratan son más básicos.

¿Estás preparando algún próximo libro?

Actualmente estoy centrado en dos nuevos libros. El más inmediato es una guía didáctica sobre composición de canciones. Trata de cómo encarar el proceso creativo, en las distintas estructuras, en las armonías más recurrentes dentro de la música popular, en cómo los distintos estilos están relacionados entre sí. Es un libro pensado para aquellos músicos que quieren saber más sobre el oficio de escribir canciones, pero también para melómanos. Del segundo libro aun no puedo hablar mucho.

David Little¿Y algún nuevo trabajo musical?

Hay buenas noticias. Calculo que hacia 2018 habrá alguna sorpresa en forma de EP. Lo más probable es que se haga bajo el paraguas de un sello independiente. Así que estoy muy contento. La autogestión está muy bien, pero yo prefiero trabajar en equipo con personas que crean en mi trabajo.

Hay muchísimo material, pero aun hay que elegir qué canciones saldrán primero, en qué forma Porque hay canciones que tiran más hacia un lado, y otras que tiran más hacia otro.

También hay algún cortometraje en el aire en el que probablemente participe como compositor.

Nada más, salvo desearte mucha suerte y dejarte espacio para si deseas añadir algo más para nuestros lectores…

Muchísimas gracias a vosotros. Ha sido un placer responder a esta entrevista. Solamente recordar mi página de Facebook (https://www.facebook.com/davidlittlemartin) para quien quiera estar al tanto de mis novedades musicales, los próximos libros y otros proyectos en los que participo. No olviden supervitaminarse y mineralizarse. ¡Un abrazo!

“Lyric video” del tema “Sin brújula / Sin reloj”:

Enlaces de interés:

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Arco FM, Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.