Dr. Roch: Director de la Schubertiada de Vilarbertran

Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Redactor:
Observaciones: Fotos por cortesía de Juventudes Musicales

Toda una vida de pasión musical. Lleva desde los años 50 organizando eventos relacionados con la música clásica y su contribución ha sido muy importante para que melómanos de varias generaciones hayan disfrutado de muchos e inolvidables conciertos.

Jordi Roch y Bosch es un gestor musical, también Licenciado en medicina, que compagina el ejercicio de la profesión médica con la organización de actividades musicales.

Lleva desde su más temprana juventud vinculado a la denominada música clásica y ha presidido algunas importantes organizaciones: entre 1957 a 1963 fue presidente de las Juventudes Musicales de Barcelona, de 1983 a 1992 presidió la Federación Internacional de Juventudes Musicales y desde entonces es su presidente de honor, en 1983 fue vicepresidente del Consejo Asesor de la Música del Ministerio de Cultura de España, entre 1993 a 1997 presidió el Consejo Internacional de la Música de la UNESCO, de 1996 a 2000 representante de España en ese organismo y desde 1963 hasta la actualidad es presidente de las Juventudes Musicales de España.

En todos estos años ha organizado el Festival Internacional de Música de Barcelona en 1963, el de la Fundación Pau Casals en 1972, el de la Asociación Catalana de Compositores en 1974, el Festival Internacional de Música de l´Empordà en 1980 y actualmente es el encargado de dirigir la organización de la Schubertiada en Vilabertran.

Además, recibió la Cruz de Sant Jordi en 2013, por parte del Gobierno de Cataluña.

Con motivo de la nueva edición de la Schubertiada de Vilabertran, que se celebrará entre los días 20 a 29 de agosto del presente 2015, hemos tenido la ocasión de entrevistarle:

Dr Roch¿Qué tiene de especial la obra de Franz P. Schubert para que merezca festivales tan especiales como el de Vilarbetran en diversos puntos del mundo 187 años después de su fallecimiento?

Franz Schubert fue un gran innovador. A él le toco vivir en Viena cuando Beethoven estaba en la cúspide por su prestigio y su gran autoridad, y el propio Schubert se preguntaba: ¿Qué puedo hacer yo después de Beethoven? Pero a ésta cuestión que le perseguía constantemente su respuesta, como creador, fue de un inmenso valor y de una gran originalidad. Los musicólogos que siguen todavía analizando la producción schubertiana han coincidido en señalar los “momentos schubertianos” en los que Schubert nos sorprende y son una constante tanto en los “lieder”, las sinfonías y las sonatas.

¿Qué tipo de público acude habitualmente a los conciertos del festival? ¿Hay mucho público juvenil que acuda a esas actuaciones?

La Schubertiada es una producción de JM y desde sus inicios, y a través de su programación, se ha configurado un público muy variado, con gran implicación de miembros jóvenes.

Un festival de esta envergadura debe ser también un efectivo reclamo para atraer visitantes a Vilabertrán y sus alrededores. ¿Cree que la cultura puede ser una forma efectiva de potencial el desarrollo económico de una zona?

Hoy, en muchas universidades, se contempla el llamado “turismo cultural” como una disciplina que analiza la oferta como un aliciente más, tanto para el público local, como para visitantes extranjeros que acuden, en este caso, al Alto Ampordán. Sin duda el impacto económico que estas iniciativas promueven es altamente positivo.

Los visitantes al festival, además de disfrutar de una música magnífica, ¿qué encontrarán en Vilabertrán para que les ayudará a considerar esa visita como algo inolvidable?

Vilabertran es un pueblo básicamente agrícola, que tiene como gran atractivo la Canónica que se fue desarrollando a partir de una pequeña iglesia fundada en el siglo X y que, posteriormente, se desarrolló como residencia de peregrinos y también como comunidad religiosa donde vivían los canónigos. Afortunadamente el monumento se ha conservado, y en él, el claustro románico es de gran belleza y los conciertos tienen lugar en la nave de la iglesia que tiene magníficas condiciones acústicas. La visita a este monumento puede ser inolvidable.

Organizar un festival de estas características, con tantos días de extensión y la participación de artistas muy relevantes a nivel internacional debe ser realmente complicado. ¿Cuántos meses se dedican a organizar el festival? ¿Cuántas personas están involucradas en esa organización?

El Festival se organiza con más de un año de antelación. Hay un equipo de cinco personas que se ocupan de la producción, la programación y la difusión. Siempre incorporando intérpretes jóvenes: este año hay dos “conciertos debut”: el violoncelista Fermín Villanueva y el “Cuarteto Klimpt”.

¿Es imprescindible contar con el apoyo de instituciones públicas para que un festival como este pueda ser posible?

Yo siempre digo que, en este proyecto, trabajamos para la “inmensa minoría”. Es cierto que un festival dedicado al lied y a la música de cámara, con acento especial en la producción de Franz Schubert, puede resultar minoritario; pero, con los años, hemos atraído un público fiel que valora como la Schubertiada se distingue por su personalidad propia así como por su coherencia. Sin duda, sin las instituciones oficiales y sin patrocinios y colaboradores de todo tipo, la Schubertiada sería imposible.

En ocasiones se perciben líneas de pensamiento que consideran que la cultura es sólo un gasto inútil y que las iniciativas artísticas debería subsistir exclusivamente por sus propios medios… ¿Qué riqueza considera que aporta la cultura a un país más allá de lo económico?

Jean Monet, creador del Mercado Común -lo que hoy es la Unión Europea- dijo, antes de morir, “si tuviese que volver a empezar lo haría por la cultura”. Es evidente que una sociedad bien articulada no puede prescindir de la cultura que es lo que nos distingue y lo que nos une. En el caso de la Schubertiada, su gran riqueza como exaltación de la canción poética y de la música de cámara es un bien cultural que enriquece y emociona a quienes nos visitan.

En nuestra publicación apoyamos iniciativas musicales muy variadas. Esta misma semana estamos recomendando festivales veraniegos de estilos muy diversos, entre los que se encuentra esta Schubertíada. ¿Recomendaría a nuestros lectores, muchos de ellos aficionados al rock y la música actual, acercarse a la música de Schubert y acudir a algún concierto de la Schubertiada?

Nunca como ahora los jóvenes habían sido tan consumidores de todo tipo de música; a ello contribuye en gran medida la facilidad con la que las nuevas tecnologías nos permiten tener todo tipo de repertorios en un pequeño teléfono portátil. A través de todo tipo de música, se puede llegar a J. S. Bach, a Franz Schubert, y a los creadores contemporáneos. Por supuesto recomiendo a sus lectores que se acerquen a Vilabertrán y vivirán una experiencia artística inolvidable.

De los conciertos planificados para este año. ¿Hay alguno, o algunos, que sean realmente especiales por la importancia de sus protagonistas o del repertorio que van a ofrecer?

Yo recomiendo la producción especial de este año de “La Canción de la Tierra” en versión de Arnold Schönberg, con el barítono Matthias Goerne, el tenor Charles Reid y el conjunto instrumental, todos bajo la dirección del maestro Josep Pons. Hay también los recitales de la mezzosoprano Sarah Connolly, del barítono Luca Pisaroni, que actúan por primera vez a la Schubertiada y del Cuarteto Casals, fiel cada año a nuestra convocatoria. El resto de la programación es también muy atractiva y bien articulada.

¿Cree que con un buen tratamiento de la cultura musical en nuestro programa educativo, se podría lograr que el público sintiera un interés genuino por la denominada música clásica, disfrutando con naturalidad de ella y también de otros géneros musicales?

El Renacimiento Carolingio tuvo ya la virtud de incluir en sus programas pedagógicos la música como una disciplina de altísimo valor educativo. Con ella, además de influir en el desarrollo psicomotriz de los niños y los jóvenes, nos introducimos en un mundo de fantasía que nos vincula a las humanidades, a la ciencia, y a la creatividad. Los programas pedagógicos, en nuestro país, deberían incorporar la música ya desde el jardín de infancia. En cierta ocasión, al conocido compositor y pedagogo húngaro Zoltan Kodally, le preguntaron cuál era la mejor edad para comenzar la educación musical, a lo que respondió sin titubear: “nueve meses antes de nacer”.

Usted es presidente de las Juventudes Musicales de España, que organiza este festival y también realiza otras actividades. ¿Nos puede comentar cuáles son esas otras actividades?

Juventudes Musicales de España es la sección española de “Jeunesses Musicales International”(JMI) que es una Federación con presencia en los cinco continentes; es miembro fundador del Consejo Internacional de la Música de la UNESCO. Nuestros objetivos son muy variados. En España estamos presentes en la mayoría de las autonomías de modo que nuestra red de asociaciones- ciento tres actualmente- nos permite dar a conocer a nuestros músicos jóvenes en nuestro país y en muchos países miembros de nuestras federaciones pues, además, JME está integrada en la “EMCY”, que es la Federación Europea de Concursos Nacionales para la Juventud. En ella es muy valorado nuestro Concurso Permanente de Jóvenes Intérpretes. En el ámbito de JME se organizan conciertos para escolares, intercambios internacionales, cursos y clases magistrales para jóvenes músicos, conjuntos y orquestas de jóvenes así como proyectos que estimulan la creatividad, como el internacional “Imagine” en el que nos hemos incorporado recientemente.

Nuestros lectores que se hayan sentido interesados por Juventudes Musicales, ¿a dónde pueden acudir para informarse sobre su funcionamiento y la posibilidad de tomar parte activa en ellas?

En nuestra web hay mucha información, y en la secretaría se dan todas las facilidades para poder colaborar en los distintos niveles de la organización.

Usted es médico y combina esa profesión con la organización de actividades musicales. ¿Qué le aporta a una persona combinar dos líneas de actuación tan aparentemente distintas?

En juventudes musicales, tanto a nivel nacional como internacional toda la gestión se desarrolla gracias a la colaboración de expertos profesionales, algunos de ellos graduados en los cursos de gestión cultural universitarios, y los voluntaristas que por formación o por vocación se incorporan a las juntas directivas de las asociaciones federadas.

Yo soy uno de los voluntaristas que, como mis colegas en el consejo de dirección, nos beneficiamos de la labor de los profesionales.

En mi caso debo confesar que he podido ejercer responsabilidades nacionales e internacionales pues siempre he procurado crear estructuras profesionales que otorgaran solidez a nuestra organización. Me ha ayudado mucho el haber podido estar rodeado de personas de las que he aprendido mucho; éste ha sido mi secreto.

¿Qué es para usted lo mejor de estar al frente de un festival tan especial como la Schubertiada de Vilabertran?

Desde muy joven recibí una formación musical que me ha permitido gozar de la música en todas sus facetas, una de ellas la “canción poética” y al crear la Schubertiada he conocido, y todavía sigo conociendo, el gran repertorio del “lied” en el que Franz Schubert nos legó una producción extraordinaria. Además sigo gozando de la amistad y el aprecio de grandes artistas, asiduos a nuestras convocatorias, y que también aportan ideas e ilusiones. Lo mejor de estar vinculado a esta Schubertiada es poder ver realizados muchos sueños y muchas ilusiones que me han enriquecido enormemente.

Enlaces de interés:

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.