Monna Bell y Aldemaro Romero: La Onda Nueva en México

Monna Bell y Aldemaro Romero: La Onda Nueva en México
Protagonista del artículo:
Temática:
Discográfica o editorial: Año de publicación:
Concepto: Soporte:
Redactor:

Una grabación que ha permanecido proscrita durante largos años, con un acercamiento muy original a temas tradicionales mejicanos interpretados desde los parámetros de la Onda Nueva, una tendencia creada por un gran director venezolano.

Hay toda una historia muy curiosa detrás de este disco. Una obra de arte que ha permanecido durante décadas en el olvido por la estupidez de unos políticos, esta vez mejicanos, que en la línea habitual de estos líderes de nuestras sociedades vieron fantasmas donde no los habían y privaron a los aficionados de la música de unas versiones memorables de canciones tradicionales mejicanas.

Pero pongámonos en situación… Aldemaro Romero es un compositor, arreglista, productor y director de orquesta venezolano, nacido en el año 1928 en la ciudad de Valencia, en el estado de Carabobo, y que desde los años 50 hasta la actualidad ha desarrollado una extensa carrera musical abarcando la música clásica, el jazz, la música latina y aventurándose puntualmente también en otros estilos.

En los años 60 ya tenía su carrera musical funcionando a pleno rendimiento, con éxito en su país, Méjico y los Estados Unidos, y además había creado un nuevo estilo que estaba causando admiración. Se llamaba Onda Nueva y era una amalgama muy original de jazz, bossa nova y música tradicional venezolana, con un lugar de privilegio para la métrica 3/4 propia del llamado "joropo" (baile y música propia de los Llanos, en Venezuela y Colombia, con una conexión remota con el vals europeo).

Un productor mejicano, Guillermo Acosta, que trabajaba para el sello Discos Musart, pensó que ese ritmo podía tener éxito en su país, aunque con unos retoques… Creyó que sería una gran idea unir a Aldemaro Romero con la cantante chilena Monna Bell, quien había triunfado en España unos años antes ganando el Festival de Benidor (en 1959; es relativamente fácil encontrar temas suyos en recopilaciones españolas con temas de los años 60), abordando la Onda Nueva, pero ajustándola a los gustos del público mejicano. Era 1970 y esperaba dar un campanazo de ventas con este disco.

Hasta aquí todo suena a pastiche y la fórmula se antoja arto complicada y lastrada por unas pretensiones comerciales. Pero Monna Bell era una gran cantante, Aldemaro Romero un portento y Guillermo Acosta buscó los mejores músicos posibles para abordar el proyecto. Así formó un equipo con instrumentas mejicanos de primer nivel: Mario Pastrón (un excelente pianista y además compositor), Victor Ruiz (bajista), Álvaro López, Salvador Agüeros y Félix Agüeros (batería y percusiones), Julio Vera (congas), Los 4 Soles y Gasparín (coros), Enrique Sida y Jaime "la vaca" Shagún (trombones), Tomás "la negra" Rodríguez, Armándo "el Kennedy" Noriega y Rodolfo "Popo" Sánchez (saxofones), Ramón Flores y Chilo Morán (trompetas), Pablo Jaimes, Jorge Ortega, Enrique Neri (pianos acústicos y eléctricos; labor compartida con Aldemaro Rodríguez) y Gualberto Castro (voz en "El Balaju").

Como se puede ver todo un regimiento, que trabajó codo con codo durante veinte días para versionar canciones muy populares adaptándolas al estilo de la Onda Nueva.

El resultado fue fantástico, gracias a que todos los participantes se entusiasmo con el reto, estaban sobrados de recursos musicales, y hubo un buen equilibrio entre la dirección de Aldemaro Romero, manteniendo claro el objetivo, y el margen que los músicos tuvieron para improvisar.

Sabían que tenían algo especial entre las manos, pero hubo algo extra-musical que lo estropeó todo… Guillermo Acosta, el productor que había tenido la idea inicial, pensó que sería fantástico sacar fotos a los músicos vestidos de guerrilleros mejicanos, manipulando las fotos en tonos sepia para que parecieran antiguas. Todo un homenaje a la constitución de la nación mejicana.

Pero el gobierno mejicano de la época se lo tomó como un insulto y el Ministro del Interior se encargó de sabotear la propagación del disco, moviendo sus hilos para paralizar su promoción y haciendo que las emisoras se negaran a radiarlo.

Se habían fabricado 3000 copias y las ventas fueron bajísimas. Discos Musart decidió reeditarlo un año después, cambiándole la portada y maquillándolo con otro título y variando el orden de las canciones, "Mona Bell canta a México", pero esta nueva edición no tuvo suerte tampoco y apenas se vendió.

En lo comercial fue un rotundo fracaso, pero los músicos mejicanos "del circuito" lo aplaudieron y algunos de ellos expresaron públicamente su felicitaciones a Aldemaro Romero.

Y así pasaron 37 años… hasta que el sello Vampisoul ha decido rescatar el álbum de este inmerecido olvido, reeditarlo en CD y en vinilo de 180 gramos, y darnos a todos la oportunidad de disfrutar de estas canciones en una versiones rabiosamente originales, atemporales y plenas de buenas vibraciones… temas como "La Bamba", "Cucurrucucuccu Paloma", "Guadalajara" o "Cielito Lindo" las habrás escuchado mil veces, incluso es posible que las aborrezcas, pero en este disco suenan hermosas, rutilantes y con un "toque especial" que las hace parecer nuevas.

Si quieres regalarte una experiencia musical refrescante y nueva, hazte con este disco del año 1970… te llevarás una muy grata sorpresa.

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Arco FM, Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.