Autor de un libro sobre la cultura gótica

Autor de un libro sobre la cultura gótica
Temática:
Redactor:
Observaciones: Fotos por cortesía de Quarentena Ediciones

Provocan sorpresa y les rodea un halo de misterio. Son los góticos y se adscriben a una cultura llena de riqueza y con muchos siglos de tradición. Este periodista argentino analiza esta tendencia en un interesante ensayo.

protagonistas

César Fuentes Rodríguez es un periodista argentino, vinculado al mundo de la música desde los años 80 y que ha escrito para gran cantidad de medios de diversos países, además de ser el fundador de las revistas Mashouse, Epopeya y Réquiem. También ha hecho radio y televisión.

Tiene dos publicados libros. El no demasiado lejano “El Viaje de la Docella”, dedicado a Iron Maiden. Y el muy reciente “Mundo Gótico”, un ejemplar en el que repasa con profundidad todos los aspectos relativos a la denominada cultura gótica: las raíces históricas, la literatura, el cine, la música, el sadomasoquismo y las cuestiones sociales vinculadas a esta corriente.

Hasta el momento el libro ha sido publicado exclusivamente en España de la mano de Quarentena Ediciones, aunque para un futuro próximo se prevén ediciones en otros países.

César Fuentes tiene un vinculo de afinidad especial con el heavy metal, pero lleva disfrutando de la cultura gótica desde hace muchos años y la conoce en gran profundidad. Esto, unido a la distancia que le proporciona el no sentir parte militante de ella, le da un singular interés al libro, que aporta el profundo conocimiento de un experto, pero sin el apasionamiento visceral de un fan:

• Eres persona especialmente vinculada al heavy metal… has escrito una biografía de Iron Maiden, hecho radio y televisión y participado en varias revistas, dirigiendo alguna de ellas. Frente a este vínculo tan fuerte con el heavy metal, me gustaría saber sobre tu afinidad con la cultura gótica… ¿Desde cuando te interesa? ¿te sientes de alguna forma parte de ella?

A decir verdad, no soy ni me siento gótico, mi ámbito favorito es el rock and roll en general y el heavy metal en particular. Sin embargo, he seguido el desarrollo de las tendencias góticas en la escena rockera desde hace tiempo y un día me dí cuenta de que casi todo aquello que los góticos incluían como esencia de su movida, también eran aficiones mías que había venido cultivando sin haber pasado por ella… el cine, la literatura, determinadas preferencias estéticas, ciertas formas sofisticadas de arte erótico y en algún punto también algo de la música. Así que me puse a investigar y me encontré con que había material interesante para un libro.

• En algún foro gótico leí cierto rechazo a quienes hablaban sobre ellos desde fuera y en concreto hablaban de los aficionados al heavy… Me gustaría que nos contases si tienes información sobre la forma en que se ha acogido tu libro desde dentro de la cultura gótica…

Hasta ahora los ecos que me han llegado de la recepción han sido muy positivos. Personalmente, no creo que nadie que esté dentro de la movida gótica lea el libro y sienta que se trate de una malinterpretación o un desatino. Algo muy diferente es que no lo lea y se deje llevar por el prejuicio de que quien lo escribió no esté dentro de la movida, ahí ya no hay nada que hacer porque el que asume ese prejuicio ha decidido no leerlo o directamente no informarse acerca de él. En todo caso, lo que a mí me interesaba aportar era eso: una visión externa. Hay otros ensayos realizados por gente que es parte de la escena gótica y que parecen dirigidos a los ya iniciados; a mí me interesaba escribir un libro que pudiese digerir cualquier hijo de vecino desde su misma perspectiva.

• El caso es que tu libro está profusamente documentado y desvela un interés muy profundo por la literatura, el cine y la música vinculadas a lo gótico… ¿En qué momento decidiste afrontar la escritura de todo un libro sobre el tema?

Fue un proceso natural. Uno va recopilando información y apuntando ideas hasta que no le queda más remedio que organizarlas y darles forma. Apenas salido “El Viaje de la Doncella” (la biografía no oficial de Iron Maiden), Pere de Quarentena me preguntó si tenía algo más en carpeta y a partir de ahí aceleré el proceso de escritura de “Mundo Gótico”. No quería encargarme de la parte musical porque es donde más lagunas y discrepancias tengo en materia de gustos, pero por suerte en ese capítulo tuve la ayuda de Exequiel Núñez, un amigo y especialista que colaboró conmigo.

• ¿Y cuanto tiempo te ha llevado escribirlo?

La redacción me llevó alrededor de un año, pero había mucho trabajo previo.

• Leyendo tu libro uno se lleva la idea clara de que “lo gótico” es una etiqueta difusa, difícilmente identificable con unos parámetros claros desde fuera… un ejemplo está en lo musical, donde en lugar de tener un estilo definido y concreto, como en otras tendencias juveniles, hay grupos muy dispares que de alguna forma u otra pueden vincularse a esa cultura. ¿Crees que los grupos que señalas en el libro se identificaban de alguna manera con lo gótico? ¿O tal vez algunos utilizaban esos referentes culturales sin ser conscientes del vínculo?

Quizás uno de los factores más atractivos de “lo gótico” es que se trata de una tendencia estética más que de un género o un estilo, y por lo tanto tiene menos normas rígidas encima para definirlo. Seguramente las bandas punks inglesas de principios de los ochentas no tuvieron la percepción instantánea de estar creando una corriente con tanta identidad, pero las que les siguieron sí. Esto, por supuesto, es una perspectiva que se da con los años, porque si hoy el movimiento gótico no fuese tan fuerte quizás tampoco nos referiríamos así a aquellas primeras bandas y la movida del Batcave, con esta suerte de reverencia mítica. Lo que sí había, sin duda, era una atmósfera común que abrevaba en los mismos referentes culturales, y esa atmósfera sí era percibida por los aficionados de entonces.

• En el libro señalas los vínculos con varios estilos de rock, incluidos el heavy metal y punk. También se hace referencia a algunos estilos musicales electrónicos. El caso es que hay una tendencia dentro de la música Hip Hop, llamada “horrorcore”, que también utiliza letras oscuras, dramáticas y sonidos densos y llenos de amargura o que directamente transmiten terror. Con grupos como Gravedigazz, Insane Clown Posse o Hablando en Plata. ¿Conoces esta tendencia? ¿La vincularías de alguna forma al mundo gótico?

Personalmente, cualquier cosa que tenga que ver con el rap o el hip hop me resulta aberrante como oyente, y creo que va decididamente en contra del espíritu en cierto modo aristocrático de “lo gótico”. Pero justamente la estética gótica se caracteriza por su permeabilidad, así que no puede descartarse que en algún momento ciertas bandas de hip hop utilicen elementos góticos o aún que dentro de la movida gótica se empleen elementos del hip hop. En todo caso, el momento no parece haber llegado, ya que ninguna de las bandas que mencionas figuran dentro de lo común del repertorio gótico.

protagonistas• En lo musical lo gótico tiene este aspecto más amplio y ambiguo que otras subculturas juveniles, pero a cambio tiene unos antecedentes más lejanos en el tiempo y un peso de la literatura o el cine mucho más alto que en movimientos como el heavy metal, el punk o el Hip Hop. Por lo que tu sabes… ¿El común de los góticos “en apariencia” tiene toda esa visión cultural tan amplia y conocen todas las dimensiones de la cultura con la que se identifican?

Sí y no. No es que resulte indispensable el conocimiento de la tradición gótica en materia de cine o literatura, pero también es cierto que su completo desconocimiento revela superficialidad. Autodenominarse “gótico” y no haber oído hablar de los poetas románticos y simbolistas, del cine expresionista alemán o del rico entramado intelectual que sustenta al género, tal vez no excluya al candidato de una sana conversación entre góticos pero sin duda lo pondrá en evidencia. Lo bueno es que si los afectos a la movida no poseen ya esa visión cultural al adherirse, tienden a adquirirla luego.

• Por otra parte esos otros movimientos musicales y culturales, al menos la gran mayoría de ellos, tienen un poso social inicial muy importante. Por ejemplo, el punk fue el gran estallido anti sistema de los años 70 o el Hip Hop “no mainstream” sigue vinculado a la vida en el ghetto y a lucha por salir de la marginalidad. Frente a esto “lo gótico” parece más vinculado al inconformismo individual. Algo que explicas en la parte final de tu libro… Pero me gustaría insistir sobre ello, para que nuestros lectores que no hayan leído aún tu libro conozcan esta importante diferencia con otros movimientos culturales.

Tal vez la propia desilusión de los modelos sociales dentro de las tribus urbanas haya alimentado el individualismo propio del gótico. Personalmente, en el momento en el que el punk o el hip hop enarbolan sus banderas sociales es cuando menos les creo, porque todo su “anti-esto” y “anti-lo otro” se basa en la propaganda más que en la acción coordinada y sostenida. En este sentido la desconfianza del gótico hacia esos fetiches combativos me resulta ejemplar, y probablemente esta misma característica individualista los haya hecho salir indemnes de las acusaciones vacías de participación en la masacre de Columbine y escándalos públicos semejantes.

• La estética “gótica” causa sorpresa desde el primer momento. Aunque tal vez lo más inquietante son las ideas sobre la muerte, el dolor o el pesimismo vital que, al menos de forma externa y superficial, parecen marcar a estas personas… ¿Es así realmente? ¿El optimismo o la alegría de vivir es algo alejado de lo gótico?

No, en absoluto. El optimismo o la alegría de vivir sencillamente no forman parte del ideario estético de los góticos, pero son sentimientos vitales que experimenta a su modo cada uno. Mucho del calvario en vida que exhibe la moda gótica tiene que ver con las pasiones extremas de la adolescencia, los arrebatos de la desesperación y el presentimiento de la muerte y la decadencia en plena lozanía. Uno podría decir lo mismo de una tragedia de Shakespeare, y no por ello sentirse inclinado a pensar que Shakespeare fuera un derrotista o un amargado. Ante todo, la posición del gótico es una posición estética.

• De tanto en tanto se ve a unos padres extremadamente preocupados por que su hijo o hija adolescente se ha hecho “gótico” y han cambiado radicalmente su estética y transmiten una visión pesarosa de la vida. ¿Darías un mensaje de calma a esos padres?

No, a esos padres no les daría ningún mensaje, salvo el de que traten de recordar cómo eran de adolescentes. Y si no pueden recordarlo, o nunca vivieron la adolescencia de un modo parecido, les sugeriría que intenten buscar las emociones que se perdieron por el camino antes de que sea demasiado tarde. Un buen modo es aceptar las inquietudes de sus hijos sin juzgarlos.

• Y toda esa parte de placer, dolor extremo, sadomasoquismo y perversión… ¿En la mayoría de los casos es algo literal o metafórico?

Ante todo metafórico, pero las prácticas existen. La afinidad con los temas del sadomasoquismo son demasiado grandes como para no encontrar tentador explorar ese mundo. No es algo que practique una mayoría, pero las fiestas góticas suelen contar a menudo con exhibiciones y participación del público. Nuevamente, la posición de simpatía hacia el sadomasoquismo es ante todo estética.

• Tengo amistad con personas vinculadas desde jóvenes con varias culturas juveniles, pero ninguna con el gótico… El caso es que por mi edad he visto madurar a personas afines al heavy metal, el punk, el reggae, o en mi caso el Hip Hop y, dejando a un lado a las personas que directamente olvidan esos vínculos, han (y hemos) madurado teniendo esas tendencias culturales como referente, pero sin ningún problema de adaptabilidad social. ¿Cómo es la evolución de los jóvenes que se vinculan a la cultura gótica?

No creo que sea diferente en modo alguno. Con el tiempo la pintura va adelgazando, se hacen cortes de pelo menos radicales y persisten los gustos relativos a la cultura. La adaptabilidad social no es más problemática que en el caso de otras subculturas.

• Tu libro tiene un apéndice destinado al movimiento gótico en España escrito por Pere Homs. ¿Se esta publicando tu libro en otros países? ¿En cada uno se tendrá un apéndice especialmente dedicado a él?

Actualmente estoy preparando una edición para Argentina, pero no incluirá el apéndice de Pere, ante todo porque la movida gótica española es totalmente desconocida en Sudamérica y no constituye siquiera una influencia allí.

• Además de tu habitual trabajo como periodista musical y tu labor al frente de la revista Réquiem… ¿Tienes algún otro proyecto editorial en preparación?

Con suerte, mi primera novela, “El Infierno Y Los Celacantos”, estará viendo la luz en los primeros meses del año que viene. Tiene elementos de terror, erotismo y ciencia ficción, y cuando la escribí no me imaginaba realmente que pudiera encuadrarse dentro de la llamada “novela gótica”, pero parece que algo de eso hay. También tengo en preparación un libro de cuentos y un ensayo acerca de los mitos y las mentiras de la religión cristiana, que es un tema que me ha llegado a interesar mucho en los últimos años. Pero calculo que este último será un proyecto para consumar a largo plazo.

• ¿Qué ha sido para ti lo más satisfactorio de escribir “Mundo Gótico”?

Ante todo la posibilidad de escribir un ensayo global sobre una movida que precisamente por no ajustarse a los esquemas estrictamente musicales o a parámetros ya establecidos ha sido un tanto desatendida. En el fondo, la idea era escribir acerca de cine, literatura, música y cultura, todo lo cual son pasiones mías que van más allá de una movida concreta. El placer y el dolor de escribir nunca deberían estar lejos de la pasión.

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.