Cerebros Exprimidos: Demencia

Cerebros Exprimidos: Demencia
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Discográfica o editorial: Concepto: Soporte:
Redactor:
Fuente de la noticia:

Cerebros Exprimidos nacieron en el 87, en Mallorca, como una rabiosa maquinaria hardcore, y por fin ahora logran editar su primer disco en toda regla, hasta llegar aquí su música se ha repartido, a parte de en los escenarios, por un montón de EPs, maquetas y recopilatorios varios.

Todo este material se vio compilado el año pasado en el CD “”1987-1992, Complete Studio Recordings””, pero es ahora cuando logran grabar a gusto y eso se nota.

El estilo del grupo es hardcore, puro y crudo, bebido de los clásicos del género: Black Flag, Poison Idea, Circle Jerks… y aliñado por propuestas afines: Dead Kennedys, Motorhead, Zero Boys… que respeta a grupos como La Perrera, Subterranean Kids o Wipe Out Skaters… y que incluso, a veces, recuerda a unos Barricada (etapa Ohiuka) pero en versión concisa y desnuda de cualquier adorno.

Los temas de “”DEMENCIA”” nos hablan de las neuras impuestas por el mecanismo del sistema social sobre el hombre actual: la falta de individualidad (“”No sabes que existo””), la encumbración de ídolos para tapar miserias personales (“”Quien es quien””), la impotencia ante el mundo adverso (“”Sin solución””, “”Locura””), la resistencia a la opresión psicológica (“”Romper la red””), la plaga de la televisión (“”Reality show””, en versión distinta a la del recopilatorio editado por Factory)…

En otras, la espiral en picado del ser humano que se derrumba se convierte en cantos de rabia (“”Fuera de Control””, “”Mega-slam””, “”Ley de vida””, “”Tiempos de ignorancia””…), pero siempre sin caer en tópicos, con letras que no entregan todo su significado explicitamente y que dan que pensar.

También dejan lugar para el humor, “”Anti-Rave””, con un comienzo bakaladero en toda regla que es aplastado por la maquinaria ruidosa del grupo para criticar salvajemente a la este tipo de música y otras parecidas.

Para cerrar el disco emplean una versión del tema “”Bone Idol””, de The Drones .

Musicalmente todas las canciones contienen ritmos densos, escuetos, sin alardes superfluos, con punteos tan cortos como hirientes e intensos, con estribillos simples y que enganchan (“”Fuera de control””, “”Romper la red””, “”Ser Humano””…).

Todo en poco más de 30 minutos aplastantes. Seguro que en directo deben ser increíbles con una avalancha sonora sin igual, pero de momento nos tendremos que contentar con este disco, imprescindible para los aficionados al puro hardcore y muy recomendable para los aficionados al punk, la música radical, los heavys en busca de nuevas experiencias musicales y en general a todos los aficionados a la música de calidad, pero eso sí, inquietante.1

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.