CÉsar DomÉnech: Vivo

CÉsar DomÉnech: Vivo
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Discográfica o editorial: Año de publicación:
Concepto: Soporte:
Redactor:

Este veterano músico, que formó parte de Lemo, Aspid y Fugitivos, decidió iniciar una carrera discográfica en solitario con la edición de “Ritmos Peligrosos”, un álbum editado en el 2002.

Con motivo de aquella edición publicamos una entrevista con el artista en aquel momento, que puedes leer en “Yo sigo ahí y estoy bien”. Ahora vuelve a la actualidad discográfica con “Vivo”, un álbum grabado en directo en la sala “La Rulot” de Barcelona a finales del año pasado. En la hoja informativa que el artistas nos hizo llegar acompañando el disco, se muestra realista ante una situación inédita en el mundo de la industria musical… un terremoto en las estructuras de ésta que obliga a que los artistas sean sus propios técnicos, agentes y “promocioneros”. Algo que tiene su parte inquietante, pero también su lado emocionante, pues por fin el público puede acceder a la música de muchos creadores que antes estaban marginados por quienes controlaban el “negocio”. Con la misma naturalidad con que César Doménech, preocupado pero dispuesto a seguir adelante, afronta esta situación, parece que también abordó la grabación de éste álbum… Un disco que se antoja sincero, falto de toda pretensión y que aparenta estar dirigido a un solo objetivo: dejar a gusto al artista con el resultado. El disco contiene nueve temas, de los cuales cinco ya estaban contenidos en el “Ritmos Peligrosos”, otros tres son nuevos y el conjunto se completa con una versión de la canción “Ni tú ni nadie” de Alaska y Dinarama. El directo parece que le sienta bien a la música de César Doménech y los temas más potentes ya conocidos, “Cristina”, “La Reina del Sado” (una canción de contagioso estribillo y no menos contagiosas guitarras), “Migrañas” y “Ritmos Peligrosos”, ganan en intensidad. “Historia de una mota de polvo” sirve de interludio para afrontar los temas nuevos, con una atmósfera relajada que contrasta con los temas que le preceden, y que a la vez anuncia el camino de los nuevos… Canciones dominadas por los medios tiempos y las intensidades medias. “Gota fría”, “Cielos de Verdad” y “Anónimo”, no abandonan el rock (sobresalen unos extensos solos de guitarra) pero dan un punto de vista más intimo y menos festivo. El disco se cierra con la ya citada versión de Alaska y Dinarama, “Ni tú, ni nadie”, llevada hacia un terreno muy rockero que le sienta francamente bien a la canción. Si te gusta el rock directo, sin complicaciones y sincero, este disco te gustará. Su punto más positivo es la distensión y naturalidad con la que se han interpretado todas las canciones. La formación con la que contó Cesar Doménech para la grabación de éste álbum fue: Joan Pelaez (bajo y coros), Jordi Peláez (batería), Ramón Gomis (guitarra) y el propio César Doménech (voz y teclas). Puedes obtener más información sobre este artistas visitando su página web oficial: www.cesardomenech.com Comentario: F-MHop.(Fecha de publicación: 2005/06/02)

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Arco FM, Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.