Los Brazos: No pueden dejar el rock

Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Redactor:
Observaciones: Fotos por cortesía de Rock Estatal Records.

Nada de ser originales. Lo suyo es rock, simplemente rock. ¡Pero cómo suenan!. Ultrarecomendables.

Un trío vizcaíno que le pega al rock y suena de maravilla. Beben de la tradición americana, especialmente de las décadas de los 60 y 70, y cantan en inglés, pero puede gustar tanto a los fans de ese sonido añejo como a los que tienen a bandas como Los Enemigos o Los Deltonos entre sus favoritas.

Se formaron en el año 2011, son ante todo un grupo de directo, incluso han visitado los Estados Unidos para actuar en vivo, y tienen tres discos publicados, el último de los cuales es “Gas”, lanzado recientemente con el sello Rock Estatal Records.

Los BrazosEscuchar vuestra música remite inmediatamente al rock americano de los 60 y 70. ¿Cómo surgió fundar Los Brazos con ese estilo y tipo de sonido?

Al principio no te conoces bien, buscas canciones en común… descubrimos que teníamos gustos muy parecidos. En nuestro entorno el rock es la música de toda la vida, así que fue un comienzo lógico y natural. El sonido… no es que esté especialmente buscado, se ha basado en la idea de no meter las narices en el sonido de nuestros respectivos compañeros, ja, ja, ja.

¿Qué grupos y artistas os gustan y pueden considerarse como influencias directas en las canciones de Los Brazos?

Todo nos influye de algún modo, todo. Está claro que nos gustan los grupos clásicos, pero es que ahí está desde Muddy Waters o Taj Mahal a Ac/Dc. No nos hemos fijado en nadie en concreto, eso nos caracteriza mucho: escuchamos cualquier cosa con los oídos abiertos y de cualquier lado sacamos algo.

¿Cuál es vuestro pasado musical previo a Los Brazos?

Koki y Txemi llevan mucho tiempo juntos, desde hace casi veinte años, han tocado en mil bandas, demasiadas para numerar: han grabado mucho. Will ha tenido pocas formaciones pero muy estables, tocaba mucho en directo y grababa muy poco.

La mezcla de grabar mucho y tocar mucho en vivo es claramente la seña de identidad de Los Brazos.

Habéis elegido cantar en inglés… ¿Habéis considerado en algún momento escribir canciones en euskera o castellano? ¿Es posible que lo hagáis en algún momento?

Todo es posible porque no cerramos puertas a nada. En euskera lo vemos difícil porque ninguno hemos hablado euskera ni en casa ni en nuestro entorno nunca, y traducir sin tener los conceptos propios de la lengua es un poco pobre. El castellano puede ser, algún día: existe por ahí alguna cosa que quizá algún día… ya veremos.

Vuestro primer disco fue de versiones y durante varios años estuvisteis dando conciertos con un repertorio formado sólo por temas de otros artistas… ¿Hacer algo así, que hacen pocos grupos, resulta práctico para forjar un sonido propio y madurar como banda?

William daba conciertos de versiones en los últimos años de su anterior banda, Brama!, pero desde que nos juntamos los tres lo primero que hicimos fue empezar a dar salida a temas propios: al principio cosas que tenía él guardadas, y pronto cosas que componíamos entre los tres.

La experiencia de tocar muchas versiones, muchos conciertos cambiando de repertorio y dar constantemente con canciones curiosas, caras B o no tan B, y cosas peculiares ha sido un acicate para nosotros desde el primero momento y por supuesto que forja el sonido: todo lo que haces, si quieres avanzar, debería dejar al menos algo de poso.

Vuestro segundo disco, “Welcome to Los Brazos” lo publicasteis en 2013… ¿Cómo valoráis ahora, que ya han pasado un par de años, ese álbum?

Es un disco que va a envejecer muy bien, creemos. Nos encanta escucharlo, y tocarlo ya es que es divertidísimo. Era lo mejor que podíamos ofrecer y un primer disco de originales cuando menos poco habitual.

Aquel disco fue bien recibido y la revista MondoSonoro os incluyó en lo mejor del año… ¿Tener esa buena acogida entre la prensa, y en concreto aparecer en esa lista se traduce en la práctica en que haya más gente interesada en vuestra música y empezara a acudir más gente a vuestros conciertos?

Uhm… es más que probable que sí. Por lo menos te pone en un lugar. Viniendo de una revista con tradición musical bien distinta lo que hizo fue colocarnos en un lugar inesperado para nosotros y para el público.

Tanto ese disco, como el nuevo, los habéis grabado en estudio, pero en directo y con muy pocas horas de grabación… ¿Qué nos podéis contar de ese método que tenéis para grabar los discos? ¿Es algo premeditado e intencionado o una forma de adaptarse a las apreturas de un presupuesto limitado?

“Welcome” está grabado en estudio, y “GAS” en nuestro local de ensayo. Ambos en directo, eso sí. Grabar en directo es muchas cosas y entre ellas es más barato, pero no era la idea (tampoco lo era gastar más).

La idea era que sonara lo más parecido a como nos oímos nosotros (si no sonara bien habríamos cambiado el método inmediatamente). Creemos que las ideas que flotan al final son: que sea un trío lo que se oye, porque todos los tríos meten guitarras rítmicas y queríamos ver qué pasa si no añades nada; que se grabe rápido, porque ya tenemos claro qué grabar cuando vamos al estudio, y por último: que recoja la “vida” de la canción, el pulso que tiene cuando los tres estamos juntos tocando.

Es difícil grabar en vivo, especialmente estas canciones, porque es exigente. Pero el resultado está muy vivo, valga la expresión.

Es natural que los músicos, como cualquier artista, evolucionen y maduren constantemente, si bien desde fuera a algunos grupos esa evolución se ve de forma muy evidente y en otras es algo más sutil… ¿Cómo veis vosotros mismos los cambios que pueden estarse reflejando en Los Brazos del álbum “GAS”, frente a los de “Welcome to los brazos”?

Nosotros no creemos que haya una evolución exagerada. “Gas” es bastante coetáneo al “Welcome”, las canciones han ido saliendo poco a poco… Ahora quizás hemos hecho algunas canciones más concretas, con ideas que quedan claras de principio a fin y algo menos de desarrollo instrumental y también notamos que hemos añadido cosas más breves al repertorio, y también más variadas aún. Todo esto parece parte de una evolución natural cuando tienes claro que no quieres estancarte.

Los BrazosParece ser que sois un grupo de directo, que disfrutáis especialmente sobre el escenario y que incluso habéis tocado en los Estados Unidos… ¿Cómo fue vuestra experiencia americana? ¿Fue algo especial actuar en la tierra donde nació el rock and roll?

Fue una experiencia única, sí. Descubrimos muchas bandas, vimos locales antológicos… Carretera y manta, que siempre mola cuando vas a otro sitio… En definitiva hicimos amigos, conciertos chulos y vimos cómo funcionan allí en sociedad y en la música. Muy distinto a ir de turista.

El sello con el que habéis publicado este nuevo disco es Rock Estatal, que habitualmente publica discos con letras en castellano. ¿Cómo surgió el fichar por este sello? ¿Qué esperáis de trabajar con ellos frente a lo que hubiera supuesto la autoedición del álbum?

Nosotros íbamos a auto-editar el disco, la verdad. Lo que pasa es que Juan Palacios, amigo y director del sello nos preguntó qué íbamos a hacer y cuando le respondimos que sacarlo por nuestra cuenta dijo “ni hablar”. Y llévale tú la contraria, ja, ja, ja, ja.

Le daba mucha pena que existiera la posibilidad de que el disco cayera en saco roto, así que ha puesto toda su maquinaria en funcionamiento para que al menos se escuche. Que haya gustado tanto ha sido ya la guinda a su ayuda. Le estamos agradecidísimos.

No sabemos por qué decidió sacar el disco pese al inglés: sencillamente le gusta la banda, le gusta la música y cree en lo que hace.

Es brutal que aún exista gente como él y desde aquí le mandamos otro abrazo (

¿Cuáles son vuestros sueños dentro del mundo de la música para Los Brazos?

No queremos soñar con cosas concretas: queremos tocar y que no deje de divertirnos hacerlo. Que sigan fluyendo tantas buenas ideas, y si podemos tocar delante de más gente, pues mejor. Vamos a trabajar, como hasta ahora; está resultando mejor que soñar.

La gente siempre se imagina a los músicos como soñadores de baños de multitudes, o en general ensoñando. Es como la gente que sueña con que le toque la loto: trabajando se llega antes a estar bien contigo mismo y con el mundo. No hace falta tenerlo todo.

Y nada más, salvo dejaros espacio para si deseáis añadir algo más para nuestros lectores…

Todo el que quiera saber dónde tocaremos que escriba a info@losbrazos.com con su ciudad de procedencia y le escribiremos cuando pasemos cerca (y solo entonces o cuando pase algo gordo).

Queremos daros las gracias de corazón por este apoyo. Esperamos poder estar más veces con vosotros y que nos veamos en concierto, que es donde tenemos que vernos.

Un fuerte abrazo.

Concierto en directo en el Kafe Antzokia de Bilbao el 4 de mayo de 2014.:

Enlaces de interés:

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Arco FM, Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.