O’funkillo: “fiesta A Jierro”

O’funkillo: “fiesta A Jierro”
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Redactor: , Fotógrafo: ,
Observaciones: felix-vera-y-dc-perez-fotos-dc-perez~felix-vera-y-dc-perez-fotos:DC Pérez

    O’funkillo es uno de esos grupos fajadores, de los que poco a poco, y por medio del siempre efectivo boca a boca han sabido irse ganando a un variopinto público, ya que los sevillanos, si bien parten de una base funk y rapera, han decido abrir el puchero y condimentar su música con todo lo que llega a sus manos, del rock al reggae, pasando, por qué no, por el flamenco.

Todo vale cuando los músicos que interpretan este guiso dan la talla, y aquí estamos hablando de tres auténticas fieras.

O’funkillo

    Andreas es un frontman como hay pocos en este país. Sabe encender a la audiencia y a golpe de “¡quillo!” es capaz de animar hasta un entierro. Y en la parte musical, tanto Javi como Pepe son veteranos músicos curtidos en mil batallas, sobre todo Pepe, el cual lleva 18 años sobre las tablas y ha sido mercenario de grandes figuras como Raimundo Amador, y ciertamente, al verle tocar el bajo uno ya sabe por qué. Indescriptible, hay que ver a este hombre tocar desde funk “embrutesío” (como dicen ellos) hasta heavy metal o arrancarse con toques flamencos. El resto de la banda: teclados batería y coros cumple con su papel y hace de O’funkillo uno de los grupos nacionales con un directo más demoledoramente festivo.

    Estuvimos charlando con Javi y Pepe el día antes de su concierto en La Riviera, en Madrid, y respondieron a nuestra batería de preguntas con esa ráfaga sevillana que hace por momentos imposible saber quién dice qué… y es que ello son así, “quillo”, siempre “a jierro”…

La primera pregunta parece casi obligada. ¿Cómo, siendo sevillanos, os dio por el funk?

    Nosotros es que no creemos en las etiquetas. Las etiquetas cierran el estilo de música que puedas hacer. Nosotros lo que hemos buscado es mezclar funk con muchos otros estilos según nos apetecía. No nos marcamos un estilo a seguir.

Una cosa que llama la atención del grupo son las letras…

    Bueno, nuestras letras reflejan la realidad que vivimos. Son bastante biográficas. Son cosas que nos han pasado a nosotros, o a amigos…. reflejan en el mundo en que nos movemos. ¡¡No son letras para ligar!!

O’funkillo

¿Quién las compone?

    No hay un “letrista oficial del grupo”. Las letras llegan al local y entre los tres las arreglamos. Y es que a los tres nos gusta tener un control sobre lo que hacemos, y esto no va solamente por las letras, sino por todos los aspectos del disco. Por eso hemos participado muy activamente en la grabación de este segundo disco, porque no terminamos muy contentos con el anterior. Sobre todo con la portada. ¿Pero quién habrá hecho aquella la portada? ¡Si parece que es para un disco de Parchís!. Ya me gustaría a mí hacer el curro del tío que la hiciera… ¡y cobrar lo que habrá cobrado por… “eso”!.

Haciendo el tipo de música que hacéis. ¿Habéis tenido problemas para encontrar discográfica?

    Hombre en este país, si haces cualquier tipo de rock siempre hay problemas. Y ya no te digo en las multis. Entras o porque te acuestas con alguien, o porque conoces al primo del alguien, o porque invitas a rayas a alguien….

    En nuestro caso teníamos un contacto y bueno, tampoco fue llegar y ya está… hicimos una edición de maquetas y al ver que se vendieron todas y al vernos en directo se dieron cuenta de que el grupo valía. Desde luego, no nos han regalado nada.

O’funkillo

¿En qué lugar os encontráis más a gusto en directo, en el sur o en el norte?

    Dicen que la gente del sur es diferente a la gente del norte, pero en nuestros conciertos no hemos visto esa diferencia. En todas parte nosotros sudamos igual y la gente suda igual. Además, nosotros tocamos igual para 15.000 que para 75 que para 2. Bueno, afortunadamente ya no pasa esto último, pero al principio cuando no nos conocía la gente… (risas)… pero nos daba igual, nosotros salimos siempre a disfrutar.

Pero, ¿no es diferente tocar en Bilbao que en Sevilla?

    Pa’ mí que no… en todas partes se ponen los más brutos primero, los demás detrás y los criticones, que están al lado de la novia con los brazos cruzados, ¡detrás!

DC Pérez: Yo os recuerdo en el concierto para el Cuerno de Africa, en Madrid, hace ya unos años….

    Pepe: Ah sí… estábamos de promoción del primer disco, estuvo muy bien el concierto.

    Javi: Uff, yo no me acuerdo de nada…

    Pepe: Claro, ¡tú solo te acuerdas de tus pies!

O’funkillo

¿Sus pies?

    Javi: Ah, sí… ¡joder!

Pero, ¿qué pasó?

    Javi: Pues que venía de la playa directamente al concierto, y venía en chancletas, así que al llegar me las quité y anduve para todos lados descalzo. El problema es que el suelo era de chapa y me salieron unas ampollas que parecían flotadores debajo de los pies. Así que yo andaba concentrado en mis pies más que en otra cosa…. ¡¡jeje!!

Vosotros, que hacéis letras divertidas y de vuestros conciertos una fiesta. ¿Notáis cambio en la gente ahora con la guerra?

    No exactamente. La gente viene igual, a divertirse, pero traen pancartas y nosotros las ponemos y nos manifestamos, y se nota que la gente lo necesita, pero por lo demás es igual, ¡la gente se embrutece igual!

De todos modos, lo que no sois es un grupo reivindicativo…

    Es que eso ya lo hacen muchos grupos. Mira, nosotros pensamos que con lo jodido que está el mundo hay que decir: “vamos a reirnos porque si no….”.

    De todos modos, en este segundo disco hay algún tema más crítico, como el de “Devolución cero”, contra el timo de Telefónica, que echas una moneda en la cabina y si te salta un contestador, te la chupa y no te devuelve ná. Piensa el dinero que se sacan nada más que por el hecho de no devolver la pasta en las cabinas.

    Pero esto tampoco quiere decir que si se organiza un festival por una causa no vayamos a tocar. Si hay que ir a Bélgica a decirle al comisario Fischer que lo de quitar aceitunas en Andalucía es una barbaridad… ¡¡pues vamos!!

O’funkillo

Cambiando de tema, ¿utilizais mucho internet?

    Sí, bueno, tenemos una página (www.ofunkillo.com ) y aunque la lleva un chaval de Córdoba nosotros entramos en el foro, y en el chat, y a veces quedamos con los del foro y con el messenger nos hacemos un chat “embrutesío” con toda la peña.

    Pepe: Bueno… otros estamos empezando. Yo es que tengo que aprender primero dónde se enciende el ordenador…. ¡jeje!

Últimamente parece que sólo hay macrofestivales en verano. No quita eso, oportunidades de tocar luego en puntos cercanos…

    No, porque a mi se me gusta un tio voy a verle hoy, mañana o la semana que viene. Vamos, si viene Jeff Beck voy a verle donde haga falta.

    De todos modos, en invierno siempre está el circuito de salas y clubs al fin y al cabo, en verano siempre se organizan conciertos con dos ó tres grupos, lo cual es también es un festival. Siempre ha sido así. En invierno los sitios cerrados y en verano al aire libre.

    De todos modos nos hemos enterado de que no nos quieren en el Festimad….

¿Y eso?

    No sé… no tenemos ni idea.

O’funkillo

¿Habeis tenidos malos rollos con la organización?

    ¡Qué va!, todo lo contrario, si estuvimos tocando en Chiclana con Amparanoia y lo organizaban los mismos y hubo muy buen rollo, pero no sabemos, llevamos los últimos tres años intentándolo y nada. Bueno, no es que nos importe tanto, pero la verdad es que molaría.

    Supongo que el problema es que tiran más por otros mas por otros rollos, tipo nu-metal, y cosas así…

    No sé. Creo que lo que también pasa es que se les va mucho el dinero en pagar a la figura extranjera y a los de aquí.. pues casi tienes que pagar por tocar. ¡Aunque luego las figuras no toquen y se lleven la pasta!

¿Os referis a Limp Bizkit el años pasado?

    Por ejemplo… aunque también se dio otro caso en el Espárrago. Tienen un contrato con cosas muy fijas y si no se cumplen, cobran y se van.

    Bueno, pero por lo menos los Limp Bizkit estaban en Madrid, y comprendo que si exigieron medidas de seguridad y no se cumplieron… ya habían tenido problemas con eso antes en Sydney y supongo que no se querrían arriesgar.

    Aunque también hay lo que pasa es que mucha gente que va de divo y les da por pedir cosas raras, digamos escenarios con figuritas de Blancanieves y si les pone al pato Donald, ¡hala! ¡ya a no les vale!

    Y luego pasa otra cosa, que muchas veces los equipos de sonido son muy malos, muy antiguos. Y claro, los extranjeros traen su equipo y suenan muy bien, y la gente se pregunta por qué no suenan todos tan bien…

¿Y vuestra experiencia en otros festivales?

    Pues…. lo malo es que siempre nos toca tocar los últimos (risas)…

    Bueno, en realidad el problema es que te cortan el tiempo de actuación por los retrasos de los demás. Al final pagas tú el pato. Y por otra parte la gente está cansada, me refiero a los técnicos , que llevan currando todo el día y tienen ganas de irse a acostar…

O’funkillo

Y para terminar, recordando un poco a James Brown, ¿es el funk la música del sexo….?

    Javi: Sí, claro…. bueno, también otros tipos de música. Yo creo que la música disco es más putón, el funk es más erótica.

    Pepe: Yo creo que la música del sexo es la salsa, y cualquier cosa que tenga ritmo, la música brasileña.. ahh… y ya no te digo la música árabe si te está bailando una danzarina la danza del vientre….. A mi lo que no me pone es la música de Bustamante y compañía…. ¡¡¡bahhh!!!… ¡yo prefiero mil veces el “Overkill” de Motorhead!

Entonces.. vosotros sois seguidores del sexo, drogas y rock and roll….

    ¡¡Claro!!

    Hombre…. todo con dosificador. Que hay gente que dice: como el Camarón se ponía, voy yo y me pongo hasta las cejas…. y tampoco es eso. Hay que saber tener uso de razón.

Entrevista: Félix Vera y DC Pérez.
Fotos: DC Pérez
(Fecha de la publicación: 17/04/2003)

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

Félix Vera
Escritor, músico y viajero infatigable, actualmente reside en Sidney (Australia). Ha formado parte del equipo de La Factoría del Ritmo desde el año 1995. Militó como guitarrista en los grupos de rock Containers y Ras con Ras. Ha publicado relatos en diversas revistas y es autor del poemario-rock: "Las Vueltas". Además es uno de los fundadores de la inusual editorial Alas Ediciones, dedicada a promover "literatura que deja manchas".

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.