Patacho: Una Figura Clave En La Historia Del Rock Y El Pop Español

Patacho: Una Figura Clave En La Historia Del Rock Y El Pop Español
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Redactor:

Patacho   Nos encontramos ante un músico polifacético. Para mucho su nombre se asocia inmediatamente al grupo Glutamato Ye-Ye, una de las bandas más extrañas y personales de la denomina “Movida Madrileña”, pero su carrera es mucho más extensa y abarca muchas más facetas: ha estado en multitud de bandas (La Banda del Otro Lado, Buenas Vibraciones, Descartados, Def Con Dos…), ha colaborado con muchos músicos y grupos, y además ha sido productor o técnico de sonido de innumerables discos.

   Patacho puede que no sea un nombre hiper-famoso que suene al gran público, pero lo cierto es que su labor, algunas veces en primer plano otras muchas en segundo, ha sido clave en el rock y el pop español de los últimos veinte años.

   La entrevista que os ofrecemos a continuación es especialmente interesante, pues se explaya a gusto sobre puntos fundamentales de su extensa carrera y además nos desvela una esclarecedora visión de cuestiones como la “Movida Madrileña” o el funcionamiento de Def Con Dos en los años previos a su etapa de gran éxito.

Patacho

Hasta el año 87 estuviste en Glutamato Ye-ye, un nombre que suena lengendario, como legendario suena todo lo relacionado con la “Movida madrileña”. Tú que formaste parte de todo aquello; ¿qué hubo de realidad y que de leyenda en aquello?

   Ciertamente, la explosión de la movida fue un momento mágico, o, por lo menos, yo la recuerdo así, por lo que es difícil discernir la realidad de la fantasía. Es como la historia del rey Arturo y el mago Merlín. Es preferible que se confundan la realidad y la ficción. Eso es la magia y no voy a ser yo quien acabe con ella. Lo que sí puedo decirte es que la sensación que existía en aquellos momentos es que todo estaba permitido, todo era posible y eso es lo que intentábamos: todo!!! Claro que la cruda realidad es que los agitadores no éramos más de doscientos o trescientos en todo Madrid, tanto en el campo de la música como en el cine, la fotografía, el diseño, la literatura, etc. O sea, muy poca gente; es evidente que el tiempo lo ha magnificado.

Por cuestiones de edad conocí a Glutamato Ye-Ye años después de su separación y tengo la impresión de que fue un grupo bien acogido por la crítica, pero con un nivel de seguidores que, aunque fieles, era muy menor a otros grupos que lograron un éxito masivo como Los Secretos, Alaska y Dinarama o Gabinete Caligari. Me gustaría que nos contaras cuál era vuestro nivel de popularidad, el tipo de conciertos que dabais, en que salas actuabais, etc.

   Bueno, quizás la diferencia está en que los grupos que mencionas siguieron tocando y nosotros no. Realmente la explosión de la música nivel masivo se produce precisamente a partir del 87-88 hasta el 92. Es cuando los ayuntamientos se vuelven locos contratando a todo tipo de grupos pop con unos cachés disparatados e insostenibles para los empresarios privados y acabaron matando la gallina de los huevos de oro. Hasta entonces todos los grupos nos movíamos en unos baremos muy similares de ventas, actuaciones y cachés, todos tocábamos en los mismos escenarios y todos los sitios se llenaban. Nosotros hacíamos unos 80 o 100 bolos al año y vendíamos 40.000 discos; una pasada hace 20 años. Ahora quizás nos parezca “más normal” que alguien sea disco de oro o de platino, pero entonces era casi una quimera.

Una vez disuelto Glutamato Ye Ye formaste parte de un montón de grupos como La Banda del Otro Lado, Descartados, Los Flais, o Buenas Vibraciones; ¿qué nos puedes contar de esos proyectos?

   Tras la disolución de Glutamato monté la Banda del Otro Lado con Fino Oyonarte y Carlos Durante, que eran la base rítmica de Glutamato y José Mª Granados a la que se sumaron Rafa Hernández (Desperados y La Frontera) y Pepa Ripio, pero la verdad es que la industria no nos hizo ni puñetero caso. Unos músicos broncas o irritantes con un cantante “baboso”. No se acabaron de creer el proyecto y aunque estuvimos a punto de firmar con DRO, Ariola y más compañías, al final nos autoeditamos un disco sin ningún tipo de apoyo y pasó bastante desapercibido a pesar de tener unas críticas cojonudas.

   Con Descartados quizás la compañía (Nuevos Medios) no era la más adecuada para el grupo, ya que se dedica más al flamenco y los canales de distribución no son los mismos, aunque bueno, nunca se sabe lo que puede pasar cuando sacas un disco, pero si la gente no se entera, lo lógico es que no pase nada.

   Los Flais era un divertimento que monté con Artemio (de Enemigos) canciones para golfos y borrachos, sin pretensiones especiales desde el punto de vista musical. Se trataba de reírse y te aseguro que lo hacíamos.

   Lo de Buenas Vibraciones es un caso especial, al que tengo mucho cariño y que no descarto rescatar en el futuro. La idea es flipar mucho haciendo música psicodélica independientemente de los miembros que formen el grupo. Hasta ahora se han grabado dos discos, uno en el 81 y otro en el 90, con distintas formaciones y mucha improvisación. De hecho, en el primero (una especie de zarzuela, con su libreto y todo), compusimos las canciones en el mismo estudio mientras grabábamos, Esteban, Poch, gene de Sindicato Malone, Glutamato, Ulises Montero… Resultó un engendro totalmente surrealista. Algo irrepetible.

   En el Volumen II, las canciones ya estaban compuestas, pero los participantes las escucharon en el estudio, cuando iban a grabar. En este disco estaban Ángel Altolaguirre, Iñaki, Granados, Tony Luz. Hoy me sigue pareciendo genial. Para el Volumen III ya veré a quien llamo, pero si al final se lleva a cabo tiene que ser la hostia, si no, no lo hago.

Además trabajaste como técnico de sonido y productor de un montón de bandas; ¿qué ha significado para ti ese trabajo? ¿lo sigues ejerciendo en la actualidad?

    La primera vez que entré en un estudio fue para grabar el EP de “Un hombre en mi nevera”, y quedé fascinado, desde entonces siempre que puedo me meto en un estudio. Espero no parar nunca. De hecho, ahora estoy grabando al grupo de Álvaro Tessa, y no tengo intenciones de dejar de hacer producciones, claro que no depende sólo de mí. Hace falta que el grupo quiera trabajar contigo y una compañía para editarlo, evidentemente.

¿Hay algún grupo y algún disco concreto del que te sientas especialmente orgulloso en tu labor como productor y que nos puedas recomendar?

   ¡¡¡FUGA DE VOCALES!!! Bueno, en serio, no creo que deba dar el nombre de un grupo, que hay gente muy quisquillosa y si no la menciono se puede sentir ofendida. Si acaso diría el Volumen II de Buenas Vibraciones, creo que es el mejor disco de pop-psicodélico que se ha hecho en este país. Quizás demasiado psicodélico. No sé si cualquiera lo puede entender, pero si consigues digerirlo, es genial.

Y en ocasiones; ¿te ha tocado producir y trabajar con gente a la que no veías ningún tipo de talento ni interés musical? ¿cómo afrontabas situaciones así?

   Es casi imposible que haya un grupo donde no haya nadie con al menos una pizca de talento. Aunque peor que eso es encontrarte con alguien pretencioso.
En cualquier caso, siempre intento exprimir al máximo sus posibilidades, pero nunca por encima de ellas, sería un error garrafal. Por otro lado, mi manera de ser me impide trabajar con alguien si no me cae simpático (eso es lo más importante) o si no me gusta lo que hace.

Patacho

También has colaborado con un montón de grupos; Los Enemigos, Los Feliz, Sindicato Malone o Def Con Dos. Resulta que en La Factoría del Ritmo siempre hemos sido muy fans de estos últimos, de Def Con Dos, y nos encantaría saber en que consistió tu colaboración; que aportaste, a que disco y como era el ambiente de trabajo y funcionamiento de Def Con Dos cuando tú colaboraste con ellos.

   Debió de ser en el 90 o en el 91, yo andaba tocando con Buenas Vibraciones y César Strawberry no se perdía ninguna actuación nuestra. Hay que reconocer que los conciertos eran una auténtica locura, invitábamos al público a cócteles de tripis y yo me hacía unos solos delirantes con la guitarra César flipaba, así que coincidiendo con que Julián Hernández les estaba produciendo el “Tercer Asalto” me llamaron para hacer un solo de guitarra en la canción “Miedo a un planeta DEF”. En principio hay quedó la cosa, paro cuando empezaron a tocar en directo decidieron añadir músicos de carne y hueso a las bases que llevaban pregrabadas. Así que me llamaron y me apunté. Eran una locura, estaban como auténticas cabras y no parabas de llorar de risa todo el puto día, llegaba a ser doloroso. Además éramos un grupo de lo más dispar, gente con estilos de lo más diversos haciendo punk salvaje mientras, Peón, Strawberry y compañía gritaban más que rapeaban con unas bases enlatadas sobre las que los demás tocábamos batería, bajo, guitarra, teclados y lo que hubiese a mano. Hicimos unos cuantos bolos, luego colaboré con ellos en la grabación de Acción Mutante para la peli, y a continuación volví a mis asuntos cuando la cosa empezó a hacerse incompatible por los problemas de tiempo, Debí de durar un año con ellos y estuvo muy bien mientras duró.

En noviembre del año pasado se celebró el concierto “25 años del Penta”, un evento muy especial que fue dirigido por ti. ¿En qué consistió? ¿qué tal de éxito tuvo? ¿habrá un disco en directo?

   El Penta era el bar donde nos reuníamos todo el mundo cuando empezó la movida a tomar unas copas, elaborar planes y proyectos, y escuchar las últimas canciones que llegaban de fuera o la maqueta que grabábamos todos los de la época. Con motivo de sus 25 años pensaron en montar un concierto donde sonaran todas esas canciones que empezaron a escucharse allí. Me llamaron a mí para montarlo, quizás porque me llevo bien con todos: los irritantes y los babosos. El caso es que aunque al principio estaba un poco reticente, al final acepté. Nunca me ha gustado vivir del pasado aunque no reniego de él. Pero, cuando quedó claro que sería una cosa puntual, que no sentaba precedentes, y otras cosas como la económica: que nadie se aprovechase para llevarse una parte, pues tiramos para adelante. Montamos una banda base con músicos representativos de diferentes grupos de la época y fui contactando con toda la gente que pude de los grupos que iban por el Penta en aquella época. La predisposición de todo el mundo fue magnífica. Nos reunimos más de cuarenta músicos, y tocamos algunas de las canciones más emblemáticas de la época. La verdad es que salió todo de puta madre. Fue muy bonito y muy emocionante. La sala estaba abarrotada, mucha gente se quedó sin poder verlo, pero es que hay cosas que sólo se pueden hacer un día en la vida. Para mí fue una satisfacción organizarlo y llevar la dirección musical; además juntar a gente como Germán Coppini y Julián Hernández o a los hermanos Urquijo, y acompañar el mismo día a Paul Collins, Sabino Méndez o Antonio Vega es la hostia.

   Además, me encargué también de la grabación del concierto y de la producción del disco que ha editado Desobediencia, que ha quedado francamente bien. Esta es una de las producciones que te dejan francamente satisfecho, y, por que no decirlo, orgulloso en la parte que me corresponde.

A finales del 2002 publicaste “Fuga de Vocales”, que se podría conceptuar como tu primer disco en solitario, aunque está lleno de aportaciones de amigos. Aunque lo cierto es que recoge composiciones tuyas que fuiste dejando de lado en otros proyectos; ¿a que épocas corresponden las canciones de este disco?

   Efectivamente, aunque la mayoría de los temas los hice específicamente para este disco, he incluido algún tema que tiene tres o cuatro años y me daba pena que no se editara. Ahora estoy preparando el siguiente y quizás me pase lo mismo. Tengo una serie de canciones que me gustaría dar salida. Me da pena que algo que me gusta se quede tirado en un cajón.

En este disco ya hemos comentado que participa muchísima gente. ¿Fue difícil reunir a todos esos artistas?

   No, no, en absoluto. Todos los que participan aceptaron encantados, incluso les pareció bien la canción que les ofrecía. Mi intención era que fuesen creíbles y para eso hace falta que el que la canta se la crea; y pienso que ocurrió así. No tienes más que oír a Josele cantando Judy o a los Happy Losser No sabes amar. Encajan perfectamente con las voces y el estilo de cada uno.

¿Has quedado satisfecho con el resultado del disco?

   ¡¡Por supuesto!! Aunque siempre hay algo que quizás podría haber quedado mejor, hay que ser realista y saber con los medios que cuentas. Ten en cuenta que lo he grabado con mis propios medios, en una cabaña de Vega de Pas. Así que no ha habido un super-estudio de grabación, ni nada de eso, pero el resultado es muy digno y, creo que el disco puede competir en cuanto a calidad de sonido con discos de presupuestos millonarios.

Actualmente estás en la gira de presentación del disco. ¿Qué tal está funcionando la gira?

   Nos lo hemos pasado de vicio, que ya es bastante. Según ha ido avanzando la gira, el sonido se ha ido haciendo más contundente -claro que vamos tres guitarras- y la gente ha respondido estupendamente. Cierto que a unas ciudades ha acudido más gente que a otras, pero la sensación final ha sido estupenda. Todo el mundo que nos ha visto ha salido encantado. Esto es cierto.

Por cierto; tenemos entendido que desde hace unos años vives en la Vega de Pas, un lugar precioso, aunque algo apartado, de Cantabria. ¿Cómo es que te has ido a vivir a ese lugar?

   Te cuento, me encontraba en Madrid, realizando una grabación con DDT, cuando en uno de los descansos que hacíamos, fuimos a un bar donde vi un cartel que decía “se alquila cabaña pasiega”. En ese momento decidí que parábamos a descansar un par de días y me marché a la Vega de Pas. Flipé con el lugar, y desde entonces alterno mi vida en Madrid con largos periodos en La Vega, donde me encuentro muy a gusto. Pero, oficialmente, sigo viviendo en Madrid. Me parece importante para dedicarte a la música y no perder comba.

Patacho

El disco lo grabaste allí; ¿qué estudio tienes allí montado?

   Bueno, no es un estudio exactamente; por lo menos lo que se entiende por un estudio. Es la cabaña, se mezcla la zona, digamos, de vivienda con la de trabajo musical. Empecé con un 16 pistas, pero lo he ido ampliando. En cuanto puedo me compro algún aparato; de hecho mi disco lo grabé allí. También he grabado allí a un grupo de Cuenca, que se llama Coco. Ahora voy a preparar mi siguiente disco y luego está un proyecto muy curioso pariendo sintonías de televisión con Josele Santiago y Julián Hernández, que puede ser una bomba… de divertido, por lo menos.

Y nada más, dejarte espacio para que nos comentes tus proyectos de futuro o si quieres añadir algo más.

   Creo que he dejado entrever alguno. Tenemos el proyecto de celebrar en septiembre el Festipás en la Vega con un montón de grupos: Siniestro, Happy Lossers, Patacho y un montón de gente, pero habrá que esperar a las elecciones para ver si es posible.

   Por cierto… Salud, ¡¡¡NO A LA GUERRA!!! ¡¡¡NUNCA MAIS!!!

Entrevista y fotos: F-MHop.
(Fecha de la publicación: 17/04/2003)

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Arco FM, Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.