Txapelpunk

Txapelpunk
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Discográfica o editorial: Año de publicación:
Concepto: Soporte:
Redactor:

   Los Txapelpunk es un grupo formado en torno a Iñigo como cantante, miembro de Etsaiak, y Jul, guitarrista y parte de los legendarios RIP, a quienes se les han unido Magu al bajo, Eneko a la batería y Nano como técnico de directo.

   La idea que tuvieron Iñigo y Jul era de hacer un grupo punkarra a la antigua, directo, básico… de impacto inmediato.

   ¡¡Y lo han logrado!!, han hecho un disco de p… madre. Aquí no hay grandes virtuosismos ni nada por estilo, esto es rock peleón, pero muy bien hecho.

   Tienen canciones en castellano y euskera, con letras protestonas, otras reividicativas, otras de temática más personal, e incluso ¡¡una canción de amor!!!.. bueno, más bien una canción de respeto hacía el otro sexo y de declarar que ser punk no significa estar salido todo el día: “…ahora no pienso con mi polla, pienso con el corazón…”.

   Lo mejor es que tienen canciones de esas que se te pegan como las pelusas a un jersey de lana… para empezar “Zergaitiz ez”, el tema que abre el disco, rápido, contundente, con buen estribillo… para seguir, “Ese soy yo”, el segundo corte y que realmente me encanta… me parece todo un himno, que por cierto, me recuerda a los buenos tiempos de Seguridad Social.

   Y bueno, el tercero es una pasada. “Isuntza”, con letras en euskera e incrustaciones en inglés, con un estribillo muy pegadizo.

   Y seguimos con “Ciego de Alkohol”, punk rápido muy a la forma antigua del rock vasco. “Sombras”, el toque antipolicial que no puede faltar en un grupo punkarra. “Txapelpunk”, invitando a disfrutar la vida y trabajar y estudiar menos… personalmente espero hacerles caso algún día. “Redes”, la canción de “casi-amor” que citamos antes. “Euskadi”, un reggae en euskera, que aunque evoluciona hacia una parte más roquera aporta frescura al disco. “Rock Guau”, otro tema potente de buen estribillo. “Tutxi”, toda una invitación al pogo salvaje. “Akellos maravillosos años”, añoranza de festivales musicales de años pasados. “Pudo hacer”, una buena canción… amarga historia de una vida arrancada a corta edad, como protesta sobre lo militar. “La escuela de la vida”, invitando a aprender a vivir, viviendo la calle, que tiene partes que me recuerdan ligeramente a La Polla Records. Y “Hasta el fin”, la despedida.

   En resumen un disco muy chulo, con catorce canciones, de las cuales hay un puñado de temas que destaco como excelentes: “Zegaitik ez?”, “Ese soy yo”, “Isuntza”, “Rock Gaua”, “Pudo hacer” y “La escuela de la vida”.

Comentario: F-MHop
(Fecha del artículo: 15/3/2001)

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.