La Kinky Beat: One More Time

La Kinky Beat: One More Time
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Discográfica o editorial: Año de publicación:
Concepto: Soporte:
Redactor: Fotógrafo:

Desde el mestizaje cultural y musical de Barcelona, esta banda hermana de propuestas como Mano Negra o Amparanoia, ha dado a luz su segundo álbum de estudio.

Tras su debut en el 2004 con "Made in Barna", un disco que les sirvió como excepcional carta de presentación para una gira por toda Europa con más de 100 conciertos y un disco de remezclas hechas por amigos como Fermín Muguruza o Dj Panko de Ojos de Brujo, La Kinky Beat ha engendrado en el 2006 "One More Time". Un trabajo ambicioso que podrá encontrarse a parte de en España, en tiendas de discos de Francia, Benelux, Alemania, Reino Unido y Suiza.

En CD viene en formato digipack, con un cuidado diseño de cubierta e interiores cuyo motivo está basado en carreras motociclistas de tiempos pasados con un toque muy retro.

Al igual que otros grupos consagrados como Amparanoia o Macaco, el caldo de cultivo de las canciones de La Kinky Beat se establece en el mestizaje cultural y musical de Barcelona, tomando como referente musical la fusión que comenzó a ser introducida por Mano Negra a finales de los 80. Con la voz femenina de Matahary como hilo conductor consiguen realizar una textura sonora compuesta por sonidos jamaicanos como el ska, el reggae o el reggae-muffin, con un rock&roll socarrón y desenfadado.

Como ya hicieron en su anterior trabajo de estudio, los textos de las canciones alternan fragmentos en español, inglés e italiano. El disco lo abren tres canciones que podrían convertirse en singles radiables en las radio fórmulas o pinchables en los clubes de cualquier país europeo. "Minimal", el primer corte, es un ska en toda regla con una letra optimista. Lo sigue otro ska más acelerado llamado "Give Me", compuesto de un estribillo pegadizo que se combina a mitad de canción con unos versos al más puro estilo reggae-muffin, recitados en italiano por Willy Fuego. El tercer corte, llamado "Monster", emplea esencialmente unas bases rítmicas y un rift de guitarra eléctrica para hacer un tema muy bailable cuyo comienzo puede recordar a algún grupo americano que se mueva en el mainstream del R&B. El resto de los cortes del disco, llegando a un total de 13, tienen un ritmo más relajado y reflexivo, excepto "Motor Psyco", "Big Drummer" y "Rebel Smile" que comienzan tranquilas y tras unos segundos se convierten en canciones con un ritmo frenético y sudoroso, que inevitablemente harán saltar a la gente en sus conciertos.

Con este segundo disco de estudio, La Kinky Beat ha demostrado cierto grado de madurez y hará saltar a miles de personas en su larga gira por toda Europa. Si te gustan Mano Negra y Amparanoia, es altamente probable que también te guste La Kinky Beat.

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Arco FM, Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.