Raggla (la Puta Opepé): Nueva Reencarnacion De La Locura Mallorquina

Raggla (la Puta Opepé): Nueva Reencarnacion De La Locura Mallorquina
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Redactor:
Observaciones: Fotografías por cortesía de La Puta Opepé y Superego.

Raggla (la Puta Opepé)    La Puta Opepé es uno de los grupos más activos desde el punto de vista creativo de nuestro país. Se reinventan a si mismos en cada grabación, hasta el punto que en sus tres discos largos editados de forma profesional han utilizado tres nombres distintos: La Puta Opepé, Los Cuñaos del Fonk y Raggaflá.

Pero lo mejor de ello no es que cambien de nombre, sino que derrochan imaginación en cada grabación. Sus canciones van mucho más allá de los tópicos y sus letras abordan temas para todos los gustos: cachondeo, vacile, reivindicación… y siempre con humor e ironía. En el terreno estrictamente musical se esfuerzan constantemente en innovar y lo cierto es que lo logran: con un raggamuffin muy Hip Hop en su primer disco, un rap muy funk en el segundo disco y una auténtico ragga-dance hall en su nuevo proyecto.

Aunque la etiqueta madre, La Puta Opepé, se sigue manteniendo (aunque en segundo plano) ahora se reclaman a si mismos como Raggaflá y han publicado un disco lleno de buenos riddims y con dardos certeros hacia nuestro nunca bien ponderado presidente (ese gran pacificador que nos proporciona a todos la paz de los muertos y la seguridad de los apaleados) o hacia los burócratas europeos? (“Faximan”), además de incorporar bromas personales (“Ting (Elbady)”, “Estilo Buyate”), historias de lo más divertidas (“Pancho López”), reflexionar sobre el exceso de pasión futbolística (“Barça Madrid”) o ensalzar a la maría (“Brilla roja llama”).

La Puta Opepé, en sus diversas reencarnaciones, son una de las bandas más originales, interesantes y divertidas de los últimos diez años.
Hemos tenido oportunidad de hablar con el hermano L, quien nos ha servido de portavoz del grupo y así conocer un montón de aspectos sobre su nuevo trabajo y su nuevo renacer musical. Con vosotros Raggaflá y su sound system:

Los qué conocemos bien vuestra trayectoria aceptamos como muy coherente vuestras permutaciones en el nombre. Pero para el público en general es posible que despiste mucho… ¿habéis considerado esto a la hora de decidiros por un nueva denominación: Raggafla (aunque ya lo habíais usado en el maxi “Batalla de Cazalla”?

   El nombre lo utilizamos por la misma razón por la que apareció en el citado maxi, viene a simbolizar Opepé y ragga, y ya hacíamos guiños a Raggaflá en el “Vacaciones en el mar”, allá por el año ’96, casi en los albores de nuestra singladura por esos mundos de Dios… Somos conscientes de que, en cuestiones de mercado no es bueno llamar a una misma cosa de diferentes maneras, confunde a la gente, de forma que tampoco nos hemos querido librar de La Puta Opepé, que siempre supone un distintivo. De esa forma al menos el consumidor (no queremos hablar de compradores, tal y como está el tema hoy en día…) ya sabe a qué atenerse cuando vea algo nuestro por ahí, ya sea un disco, un bolo, una camiseta, unos calcetines, etc.

He escuchado todo lo que habéis hecho con anterioridad, excepto la maqueta en solitario de La Gran L, y el sonido del nuevo disco, las estructuras y las voces son muy distintas a todo lo anterior. Vayamos por partes y comencemos por el sonido… ¿cómo es vuestro estudio Zafyro? ¿Con qué medios contáis allí?

   Desde luego, no teníamos el mismo equipo cuando grabamos “Esplendor en la Yerba” que ahora, ni la tecnología era la misma, ni las cosas eran iguales, desde luego. En el Zafyro contamos con lo que cualquier estudio casero medio ambicioso se puede ver: un ordenata más o menos potente, un compresor de voces chulo (nada de caquitas) y algún que otro previo más, un par de micrófonos buenos y una sala que pretende estar insonorizada y que da más o menos buen resultado. Altavoces amplificados de respuesta plana, de esos que muestran el sonido tal y como es y lo más importante: El par de figuras del toreo (Pacman y MadArcadio) que pone las horas, las orejas (y el rabo si hace falta) para conseguir que las grabaciones suenen bien.

Raggla (la Puta Opepé)

Pero para grabar bien un disco no basta con los aparatos y sé que habéis sido los principales responsables de la grabación… ¿Habéis contado con ayuda para alguna de las fases de la grabación?

   Sí, responsables de la grabación y de lo que es todavía más importante, la mezcla! Ha habido ayuda de varios tipos, ha habido ocasiones en las que nos han tenido que afinar una canción, que si no, no salía el tema por ningún lado, ha habido ocasiones en las que la ayuda se la hemos llegado a prestar nosotros al tipo que nos mezclaba y nos masterizaba, también ha habido ocasiones en las que teníamos problemas para sacar una mezcla adelante y nos ha caído una mano del cielo, ha habido para todos los gustos y ocasiones, no se puede negar, pero ha sido ley de vida.

Y para todo lo que habéis hecho vosotros… ¿habéis aprendido por vuestra cuenta o habéis tenido oportunidad de aprender las técnicas de alguna fuente o junto con alguna persona?

   Nada de eso, ojalá nos pusieran unas profesoras privadas (si, eso, borrachas a más no poder) para llevarnos por el buen camino, aconsejarnos en nuestras lides y decirnos qué es lo que no hay que hacer en el mundo de la música y la tecnología… Nosotros por el momento, lo aporreamos todo hasta que hace ruido (o se muere el cacharro en cuestión en el intento). Siempre nos lo hemos tenido que guisar (y comer) todo nosotros, un poco como todo el mundo en este país; se ha empezado por abajo, con estudios en los cuales los técnicos apenas entendían cómo quería uno sacar la música desde un sampler y multitud de anécdotas por el estilo, aunque también ha habido casos en los que el artista ha preferido directamente recibir los servicios de profesionales en el extranjero, tanto para mezclas como para masters. Pero respondiendo a la pregunta, siempre somos nosotros los que manipulamos los cacharros hasta que sale algo.

Componer las letras para estas canciones debe llevar una técnica bastante distinta al rap. Además en las canciones os entrelazáis y las letras de los tres cantantes son coherentes entre sí, que es algo que en algunos grupos de rap no sucede. ¿Cómo os lo habéis montado para escribir las letras? ¿Es imprescindible tener antes el riddim para empezar a escribir las letras?

   En este estilo siempre es mejor, a veces canciones que funcionan muy bien sobre un ritmo o simplemente en la mente del que las escribe se quedan en poca cosa cuando las intentas adaptar a otro rollo. Las letras cobran más si son concebidas sobre la música que finalmente las acompañará, eso empieza a estar claro, aunque también existen los freestyles y las sorpresas, como no…

En cuanto a los voces… vuestras entonaciones son totalmente distintas a las que habéis empleado en otros discos, incluidas las canciones más ragga que teníais grabadas. ¿Conseguir esas tonalidades en las voces ha sido casual o habéis tenido con una etapa previa de búsqueda hasta conseguirlas?

   El estilo raggamuffin ha cambiado, ahora es más diverso, hay más artistas, más estilos, pese a que las formas características de cantar siempre estarán ahí y siempre gustaran. En el estilo han aparecido técnicas en los últimos años que nosotros hemos decidido adoptar, porque quedan bien, porque nos molan y porque se adaptaban a los rollos que queríamos hacer, por otra parte, otras técnicas han sido fruto del conocernos a nosotros mismos, intentando sacar más provecho a nuestras posibilidades, y otros rollos han surgido también incluso a raíz de la pura improvisación, aunque eso suele ser algo ya habitual en nosotros.

Raggla (la Puta Opepé)

Por cierto, vuestro principal productor en otras grabaciones, Biyi, no ha participado en este disco. Y de las producciones os habéis encargado Don Golpessito”Mad Arcadio” Rodríguez y Paco “Pacman”. ¿Porqué se ha quedado al margen?

   En lo referente a Biyi, el dancehall no es su estilo, él prefería otros rollos, más relacionados con el hip hop, el funk, el soul, la experimentación, etc. y así nos lo hizo saber durante la grabación de “Channelance”, donde la mayoría de la música era de su cosecha, aunque la estructurábamos y “posproducíamos” nosotros y le dábamos forma a nuestro gusto. En aquella época, ya teníamos claro que queríamos grabar un disco únicamente de dancehall y rollete jamaiquino, de manera que hubo una especie de escisión de mutuo acuerdo, sin malos rollos de por medio ni nada, aunque hay que decir que últimamente se pasa a menudo por nuestro local por eso del intercambio y la asociación de ideas, así que todo va bien entre nosotros, al igual la flauta sigue sonando, vaya usted a saber…

¿Qué tal os habéis sentido en esta labor de productores de riddims?

   Pues muy bien, la verdad, es una producción más compleja, bastante más compleja que lo que supone mezclar tres loops. Aquí las cosas hay que tocarlas, y lo más importante, que afinen! Los cantantes también tienen que estar afinaos, no vale eso de “es que tengo la regla”… Aun así, es una producción más agradecida, en la que los sonidos aparecen en estado puro, confiriendo mayor calidad al resultado final. Ahora prácticamente desaparecen las muestras de sonido, los tradicionales samplers de cuatro u ocho golpes de compás tan utilizados en el hiphop, de forma que esto de los riddims es un mundo nuevo, si… Pero por aprovechar!!!

Y ahora que el disco está en circulación… ¿qué tal de contentos estáis con el resultado?

   Pues todo depende del cristal con el que se mire, se puede arremeter contra las circunstancias (que por una u otra razón no siempre acaban de estar de nuestro lado) o se puede adoptar un punto de vista más optimista. Hemos hecho lo que queríamos, ese disco era deseado desde hace bastante tiempo, una auténtica ilusión de las que ahí permanecían desde los primeros días, y al fin está en la calle, si… Hemos hecho canciones que nunca pensamos que llegaríamos a hacer, en lo referente a la temática sobre todo, también… Aparte, ha salido como en un momento muy especial, con toda su carga política y con todo lo que lleva ocuriendo en el país durante este último año, sin contar con la especie de singular auge que el rollo del ragga está experimentando en los últimos tiempos. Por otra parte, vemos que la gente reacciona bastante bien, a casi todo el mundo le enrolla el disco, incluso a los más radicales del mundillo Hip Hop les ha entrado de buena manera, cosa que nos halaga profundamente. Seguimos captando a público ajeno a nuestro movimiento, cosa que nos halaga todavía más, y consideramos que ahora es tiempo de ocuparnos de atender a los bollos que nos vayan saliendo por ahí y de tal vez emprender nuevas empresas a las que nunca nos habíamos prestado, de manera que estamos contentos y halagados (eso si que si).

Esto es para ti L… últimamente has colaborado con Daddy Maza y has participado en el disco de riddims que ha promovido Kamikaze. ¿Qué nos puedes contar de esas dos experiencias?

   Han sido ambas muy positivas, el rollo de Daddy Maza estaba en el aire desde hacía mucho tiempo, la proposición cayó de su parte y lo estuvimos madurando y pensando, y entre el tiempo que pasa entre una cosa y otra, el par de viajes que el tipo se pegó a Londres para grabarse sus cosillas y poco más, habían pasado casi 20 meses de espera!! La verdad es que fue muy “diver” el estar trabajando con Soma de Magnatiz en LeBuque (mu´pofesional), además de que el amigo Mazer es el hombre de los mil contactos, además de un solete (un abrazo para él desde aquí). Lo de Kami ya fue un rollo “goloso” desde un principio, apetecía participar en ello, el primer LP del rollo “One Riddim” que se hacía en el país. Él no quería dejarnos fuera y el sentimiento de por aquí era similar, y hubo momentos en los que parecía que no se ponían de acuerdo entre él y nuestro sello, pero afortunadamente todo salió bien y se dio la oportunidad de hacerse el paseíllo por “Más Graves Producciones”, otro sitio a visitar en Madrid (ya saben, no se queden sólo con “El Pardo”, “El Retiro” y lo típico…). Cabe decir que hubo que sudar para que salieran las cosas, pero finalmente están ahí.

Y la pregunta inevitable para un grupo que hace ragga en nuestro país… ¿qué pensáis de esta tanda de discos ragga españoles que se han publicado últimamente?

   Pues que está muy bien, están apareciendo artistas y eso denota algo positivo, se está moviendo algo. Aunque hay que subrayar que las producciones en España no son tan ragga, a menudo un cantante de ragga se lo monta sobre música hiphop, porque es lo que aún se está aprendiendo a hacer en este país, pero eso no tiene nada de dancehall. En nuestro caso, era lo que queríamos evitar (y desde siempre, no únicamente a raíz de este matiz). Ahora comienza a haber gente por ahí que se marca sus producciones a la usanza dancehall, y no se puede negar que es un rollo resultón, da el pego, pero poca cosa se ha publicado hasta el momento. Por otra parte ha habido artistas que han recurrido a producciones extranjeras y les ha quedado un disco ragga, con su estilo jamaicano o lo que fuera, ole sus huevos, pero aún estamos a un par de pasos de tener una fuerte escena reggae, con bandas tocando, giras de artistas y lo que en definitiva sería un circuito…

Muchos artistas habéis comentado que el público de nuestro país tiene aún que aprender lo que es el ragga para que pueda llegar a ser acogido con el mismo nivel del Hip Hop al uso…. veréis, yo descubrí el raggamuffin en el 89 con Shinehead y desde entonces he comprados unos cuantos discos, aunque disto mucho de ser un entendido en el tema… El caso es que siempre lo consideré un estilo, que aunque venía del reggae, estaba más vinculado al Hip Hop… ¿Cuál es vuestra opinión… qué está más relacionado con el Hip Hop o con el reggae?

   Es que precisamente ahí está el meollo, man, en los orígenes de toda esta movida están los orígenes del mismo rap, y la peña sin saberlo, fíjate… Sostenemos la teoría (que de hecho está más que probada gracias por ejemplo a la simple existencia de un elemento llamado Kool Herc) según la cual el rap fue importado a USA desde Jamaica. En las décadas de los ’50 ’60´70 el rollo de los “SoundSystem” o discotecas móviles se convierte en algo ya habitual en Jamaica, y en ellos se comienzan a distinguir, entre otras, las figuras del dj , el selector… quienes imitando a los dj´s de radios americanas, presentan y pinchan los discos más calientes del momento soul/funk. Esa presentación y esa charla, de una forma paulatina, se van convirtiendo en fraseados e historias más semejantes a lo que es el toasting. Los emigrados jamaiquinos, etc. que a finales de los años ´70 se amontonan (junto a muchos otros) en la gran y podrida manzana americana importan la tradición del Soundsystem, pinchando música en la calle (Kool Herc fue uno de los precursores, claro, era jamaiquino…) y dando lugar a las Block Parties en las que el dj presentaba y rapeaba el disco de turno, hacía tempranos backspins (thanx a lot, Flash…) y cuyas bandas sonoras son ahora carne de recopilatorio. El resto de la historia ya es conocido por todos los amantes del género, ya sólo queda añadir: “Et voilà”

Y más allá del ragga… ¿hay otras bandas de reggae en el estado que os gusten como puedan ser Loud ‘n’Lone, Basque Dub Foundation o Ambassadors…?

   Bueno, por lo que tenemos entendido, estos tres son el mismo perro con distinto collar, y perro viejo, todo hay que decirlo… Sentimos un profundo respeto por toda esta gente, que lleva tanto tiempo currándoselo, es una de las cosas curiosas del tema del reggae y su cenit aquí en el país. Es como si fuera la juntanza de dos generaciones diferentes, la gente del reggae de toda la vida, la gente del rub-a-dub, del roots, llevan ahí desde los setenta, y se enteran mucho de su rollo. Ahora le siguen la pista a las estrellas del dancehall actual, a los nuevos dj´s modernos, del rollo Sean Paul, Elephant, Bounty… de manera que ellos también están creciendo, están viendo cosas nuevas, pero ya cuentan con una base. A la gente que ahora viene del hiphop les atraen otros rollos del tema dancehall, les mola ver que el hiphop y el dancehall tengan, tan extrañamente, tantas cosas en común, y le tienen ganas, eso seguro. De momento, estamos como ante una especie de relación simbiótica entre dos colectivos, y nada malo se augura…

Raggla (la Puta Opepé)

Volviendo a vosotros… ¿cómo van a ser los conciertos organizados pensando en las canciones del nuevo disco?

   En principio, queremos plantearlos de una forma bastante parecida a lo que ya era un concierto de la Opepé, la única diferencia es que ahora nos movemos más (los kilos vuelan!!) y que el concierto está compuesto sólo de temas de ragga, no hay ni un solo rap. También estamos pensando en incorporar algún que otro cacharrito nuevo al tema del directo, como samplers o cosas por el estilo para poder disparar según qué ruiditos y movidas, pero el mayor cambio está en nosotros, en la forma de interpretar las nuevas canciones -y en ocasiones también las antiguas- y en el paripé, que ahora es mayor (si cabe).

Y nada más… salvo dejar la oportunidad de si queréis añadir algo más….

   Pues demasiadas cosas se nos agolpan ahora en la cabeza, la verdad es que estamos colapsados… En breve y gracias a unos buenos amigos tendremos una especie de web de seguimiento de la formación con letras, fotos, fechas, lo típico, pero siempre bien recibido, www.hachadeguerra.com, no lo olviden, y poca cosita más, aparte de las más de 1.500 galas que ya tenemos contratadas para este verano, o también el rumor que corre por ahí según el cual el PP quiere adoptar una de nuestras canciones como nuevo himno -creo que tienen problemas con el cabecilla-. De momento, que sepan que no estamos parados. Seguimos en ello.

Entrevista: F-MHop.
Fotografías por cortesía de La Puta Opepé y Superego.
(Fecha de la publicación: 17/04/2003)

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.