Azul Y Negro: Deja Vu

Azul Y Negro: Deja Vu
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Discográfica o editorial: Año de publicación:
Concepto: Soporte:
Redactor:

Una obra conceptual, que se desarrolla a lo largo de cincuenta minutos de música y que también se extiende a lo visual y a un videojuego. Un disco inusual y muy recomendable.

Azul y Negro fue uno de los principales grupos representantes de la música electrónica durante los años 80 en nuestro país. En aquellos años lograron éxitos que coparon las listas de ventas y cuyo recuerdo llega hasta nuestros días para el gran público: “Me estoy volviendo loco”, “Con los dedos de una mano” o “Catedral de sal”.

En aquellos años el proyecto tenía formato de dúo, con Joaquín Montoya y Carlos Vaso. Este último fue su líder desde el comienzo y es a día de hoy quien sigue al frente de Azul y Negro, trabajando desde hace unos años en solitario.

Aquella primera etapa duró hasta el año 1989, en ella se publicaron cinco LPs, un recopilatorio y varios singles y maxis. Después vendría una larga etapa de descanso, la puntual publicación de temas y recopilatorios y finalmente el distanciamiento definitivo entre los dos músicos.

En el año 1997 Carlos Vaso volvió a la actividad musical pública, primero con tres álbumes firmados a su nombre y después, en el año 2002, retomando el proyecto Azul y Negro con todas sus consecuencias. Inicialmente a esta nueva etapa se sumó José Antonio Álvarez, director de las revistas Computer Music y Future Music, y juntos grabaron cinco discos. Posteriormente, en el año 2005, José Antonio dejó el proyecto por motivos labores y Carlos Vaso decidio continuar adelante, contando con José Valencia “Ícaro” como músico de apoyo para los directos.

Desde ese momento se han publicado dos discos de Azul y Negro: “Makes Me Happy” y el que ahora nos ocupa, “Deja Vu”.

Azul y Negro es un proyecto que se ha caracterizado durante toda su trayectoria por la innovación: en el año 1983 fueron el primer grupo de nuestro país en usar tecnología digital para grabar un disco, al año siguiente los primeros en editar un CD, en el año 2003 rompieron brecha en la tecnología 5.1 con el disco “ISS” y en el año 2007 lograron un hito extra musical con un sello de correos oficial con la portada del disco “Makes Me Happy”.

Su más reciente trabajo, “Deja Vu”, tiene también mucho de especial y de innovador: es una obra conceptual y multidisciplinar, que se desarrolla en un disco compacto, un DVD y un videojuego.

El planteamiento global de la obra gira entorno a un conjunto de melodías, que llevan el sello ineludible de Azul y Negro, pero que se han desarrollado musicalmente a través de cinco piezas y 50 minutos de extensión. Las melodías se transforman, se entrecruzan, se bañan en diversos arreglos, se las hace caminar en diversos contextos y evolucionan para transmitir distintas sensaciones.

Esta apuesta podría haber naufragado si el oyente llegara en el algún momento al agotamiento o al aburrimiento, debido a que  la idea musical de base se mostrara evidente, repetitiva y finalmente cansina. Algo que podrían pensar nuestros lectores que conozcan las canciones clásicas de Azul y Negro: sus éxitos de tres minutos eran perfectos y muy contagiosos, ¡¡pero estirados durante una hora podrían haber sido mortales!!. Pero no, hay abundancia de arreglos, las melodías se han sabido transformar de forma muy acertada y toda la obra transmite frescura. Es algo así como una simbiosis entre la espectacularidad de los mejores trabajos de Jean Michael Jarre, la elegancia de Vangelis y el sello característico de Azul y Negro. Además hay momentos para los sonidos acústicos, como una llamativa porción del corte “Evolution”, y también para las guitarras eléctricas, enriqueciendo un total donde como es lógico tienen preponderancia los sintetizadores y los sonidos artificiales.

El DVD incluye como contenido principal las mismas piezas del CD, pero en formato de audio 5.1 y con interesantes montajes visuales. Respecto a la escucha en 5.1, lo cierto es que la música gana y merece la pena cerrar los ojos ( o apagar la televisión ) y escuchar las piezas de nuevo. La nueva situación espacial de los sonidos resulta realmente sugerente, atractiva y está hecha con buen gusto y comedimiento: no se busca el efecto fácil, sino envolver al oyente con mimo.

Los montajes visuales son efectivos y están hechos con un acabado profesional, si bien artísticamente, y desde mi punto de vista, sólo están a la altura de la música los de las pistas 2 y 5. El segundo, “Heaven”, ofrece nubes y tormentas, que dan sensación de grandiosidad, para fundirse con imágenes bíblicas, con un resultado espectacular y por momentos estremecedor. El quinto, “Onyric”, juega con fractales e imágenes abstractas que casan muy bien con el enfoque musical de la pieza: libre, psicodélico y esquivo con la armonía tradicional.

Los otros tres cortes en lo visual tienen un valor sobre todo documental, pues se construyen con imágenes de la trayectoria de Azul y Negro, así como de Carlos Vaso por su cuenta y sobre su vida. “Flash-back” incluye multitud de imágenes de Azul y Negro en los años 80, también algunas instantáneas personales y familiares, que harán las delicias de los fans de la primera etapa del grupo. “Evolution” resulta muy interesante, porque permite conocer otros grupos en los que ha tomado parte Carlos Vaso: Cáñamo, Granada, Greta u Oculto. Por su parte “The Present in Motion” está destinado a la etapa actual e incluye multitud de fotos de Carlos junto a seguidores.

El DVD también contiene un documental de 15 minutos sobre la gestación de “Deja Vu”, con declaraciones de José Antonio Álvarez y José Valencia “Ícaro”.

Por último “Deja Vu” se completa con un videojuego, incluido en el disco compacto, que consiste en un re-make del clásico “Ave Phenix”, construido por Coptrom Games Studio Productions. Un juego con aire retro, aunque con unos gráficos bonitos, una dinámica ágil y tan adictivo como el original. La melodía de fondo del juego es el corte “Flash-back”.

Carlos Vaso declara en el reportaje del DVD que es el proyecto más ambicioso de Azul y Negro. Puede que sea así, pero también expone que nació de forma casual y que fue tomando forma inicialmente de forma espontánea y sin premeditar. Tal vez esté ahí el secreto para haber dado con el justo equilibrio: es una obra grande, pero nada pretenciosa, que tiene lo mejor del Azul y Negro de siempre con el añadido de explorar y ofrecer nuevas experiencias musicales.
 

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.