Déjamever

Déjamever
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Discográfica o editorial: Año de publicación:
Concepto: Soporte:
Redactor:

¿Aburrido de la música de siempre?. Pues hazte con este disco y deléitate con una voz preciosa, letras poéticas y a la vez reales, además de unos colchones sonoros que funden electrónica y clásica. Piensa, siente... y baila.

El texto de presentación de este grupo para la prensa, y que también se puede leer en su página web, dice así: "Su estilo podría ser una mezcla entre música electrónica y clásica con influencias que van desde el rock, a compositores impresionistas y postrománticos".

La definición es acertada, aunque tal uno podría pensar que se trata de música "snow" y "cultureta" en el peor sentido… altiva, pretenciosa y para "minorías".

Pero la verdad es que no. Es elegante, cuidada, pero también accesible y la temáticas de las letras, aunque poéticas, son muy creíbles y cercanas.

El grupo está compuesto por Mayte Yerro y Toni Pascual. Ella es la cantante y la compositora de los textos. Tienes estudios musicales clásicos y experiencia en proyectos de muy diverso pelaje (incluidos un grupo de rap, Reptilias, y la participación en óperas). Además es actriz, habiendo trabajado en el cine ("La ardilla roja", "Evita") y el teatro. Él compone la música y toca sintetizadores, pianos y hace las programaciones. También tiene estudios musicales clásicos, aunque artísticamente solo se ha dedicado a la música. Fue miembro de un grupo folk, Euterpe, y ha trabajado con artistas como Rosa León, Eliseo Parra o Alberto Gambino. Además ganó el premio "Yamaha" de la SGAE a la mejor composición musical en el año 1994.

Juntos comenzaron a trabajar en Déjamever en el año 2002 y su primer álbum, éste que comentamos ahora y que tienen por título el mismo nombre del grupo, se publicó en el año 2006, aunque por lo que hemos podido investigar existen dos ediciones. Una primera lanzada por Glam Discos (y distribuida por El Diablo) y otra, la que tenemos en la redacción de La Factoría del Ritmo, publicada por Signes Music Co. (y distribuida por La Factoría Autor).

El disco la verdad es que nos ha sorprendido muy gratamente y nos ha gustado mucho. La presentación ya es atrayente… el montaje de portada recuerda más a la pintura que a la fotografía (aunque gran parte es un fotograma extraído su videoclip del tema "Mi gacela, la mujer del prójimo"), la "caja" es un digipack y en su interior hay un librito con sus letras y muchas fotografías (todo con un diseño muy "arty").

Ya en el reproductor, lo que nos encontramos es un puñado de canciones donde el armazón se construye sobre la base de la electrónica, con ritmos propios del dance y el techno (por la velocidad y la presencia del bombo y el charles), aunque con colchones de acordes y melodías de teclado que evidencian los estudios clásicos de Toni Pascual. Algunos temas son tranquilos, aunque la mayoría son veloces y con bastante fuerza… casi, casi… con unas remezclas que potenciaran la parte rítmica (y variando un poco las estructuras), algunos cortes se podrían pinchar en discotecas.

La cantante hace un gran papel. Cuando se adentra en la parte "operística" deja claro que pocas podrían competir con ella, pero no abusa del lucimiento en ese aspecto y en muchas canciones la parte vocal fundamental es más propia del pop (o incluso del rock, o en ocasiones de la declamación teatral), resultando ante todo muy convincente y expresiva.

Las letras, que están escritas por ella, están realmente bien… algunas son descaradamente poéticas, otras hablan sobre la condición humana y cuando habla sobre sexo lo hace con total claridad y naturalidad.

El disco funciona al completo y todas las canciones tienen su sentido y se escuchan con agrado. Aunque hay algunas con un gancho especial: "Fragilidad" (algún desaprensivo dirían que se parece a Mónica Naranjo; es de los temas con más "ritmo dance" del álbum), "Mi gacela, la mujer del prójimo" (letra poética que pone en cuestión los límites morales y sociales), "Kent" (pegadizo estribillo, ritmillo que te arrastra, magníficos contrastes de voces y con la colaboración de Patricia Kraus), "Personalidades de Unamuno" (ritmo entrecortado, recitados, canticos ultragudos), "Tu Dios y el Mío" (inspirada invitación a reflexionar sobre el fundamentalismo religioso de cualquier signo), "Ofelia" (en algunos instantes la cantante recuerda a Cristina Lliso de Esclarecidos) y "Apolonio" (una melodía vocal irresistible para la historia de una mujer enamorada de un pez).

En definitiva un álbum sorprendente, original en su planteamiento y con canciones bonitas. De los discos más llamativos que hemos escuchado en mucho tiempo.

Como información adicional indicar que el compacto contiene dos bonus-track, con versiones en francés de las canciones "Apolonio" y "Mi gacela, la mujer del prójimo".

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Arco FM, Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.