Javier Mariscal: Chico & Rita

Javier Mariscal: Chico & Rita
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Discográfica o editorial: Año de publicación:
Concepto: Soporte:
Redactor:

Traslación al cómic de la conocida película. Un artefacto correcto, pero que carece de la magia de la versión cinematográfica.

Javier Mariscal es un reconocido diseñador, ilustrador y pintor español, nacido en Valencia y asentado en Barcelona, con una extensa carrera a sus espaldas y popularmente conocido por ser el creador de Cobit, la mascota de los Juegos Olímpicos de Barcelona del año 1992.

Fernando Trueba es un director de cine y productor madrileño. Entre sus películas se encuentran la oscarizada “Belle Époque” (1992), “El año de las luces” (1986) o “El baile de la victoria” (2009).  Además es un apasionado de la música, y en especial del jazz latino, ámbito que reflejó magistralmente en la película documental “Calle 54” y que le impulsó a crear el sello Calle 54 Records, en el que han publicado Michel Camilo, Paquito Echavarría, Bebo Valdés o Diego el Cigala.

Ese amor por la música también le arrastró a grabar “El milagro de Candeal” en el año 2004 y también a unirse a Javier Mariscal en una aventura cinematográfica insólita en nuestro país: una película de dibujos animados, de corte musical. Así se fue forjando “Chico y Rita”, como película de animación que homenajeaba al jazz latino, con una historia de amor, pasión y desamor, que fue posible gracias al trabajo durante varios años de un extenso equipo, en el que Javier y Fernando sirvieron de catalizadores, elaboraron el guión y compartieron dirección con Tono Errando.

Esta película se estrenó a finales del año pasado, recibió el Premio a la mejor película de animación e la XXV edición de Los Goya, y ante todo supone una gozosa recreación del ambiente en que la música afrocubana llegó a un punto cumbre y dio el salto para influenciar de forma determinante al jazz.

El libro al que ahora miramos, es producto complementario de esta película, que recoge la misma historia y en el que el mismo Trueba termina reconociéndolo como un material de segundo orden en el epílogo del mismo.

Y es que así es. Se trata de un trabajo correcto, de una adaptación profesional e impecable, en el que se pueden apreciar bonitos dibujos y la esencia de la trama, incluso el detalle, están recogidos. Pero queda lejos del embrujo de la película, del zigzagueo de sus personajes, del realismo que transmiten (uno llega a pensar que actores de carne y hueso nunca lo podrían haber conseguido llegar a ese nivel) y ante todo, está el hecho de que un protagonista esencial de la película, la música, queda parcamente representada en las páginas del cómic: la gozada de escuchar grandes piezas frente a unas notas dibujadas en el fondo de una escena… ¡Qué diferencia!

La adaptación al cómic la dirigió Marcello Quintaniha y en ella trabajaron quince personas en diversas labores. La extensión del libro llega a las 210 páginas.

Enlaces de interés:

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.