Luis Gago: Apostando por lo real

Luis Gago: Apostando por lo real
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Redactor:
Observaciones: Fotos por cortesía de Luis Gago/Santa Bárbara Music

Luis Gago

Recientemente se ha publicado, “Al sur de tu ombligo”, el segundo disco del cantautor gallego Luis Gago. Un disco en el que continúa por la senda trazada en “Como está el patio”, no en vano algunas de las canciones que se recogen en el nuevo álbum fueron compuestas a la vez de las que formaron parte de aquel.

Sus letras en ocasiones son crudas, en otras poéticas y también deja lugar a la ironía o a un lado canalla, vertientes que se desarrollan sobre melodías y ritmos en los que hay pop, rock, blues, jazz e incluso rancheras.

“Al sur de tu ombligo” contiene doce canciones, producidas por Pepe Sánchez, que también trabajó en su debut, y han participado más de una docena de músicos. El disco ha sido registrado de la forma más naturales posible y se ha optado por no hacer retoques a las tomas que se realizaban.

Luis Gago

Con el anterior álbum nos contaste que tenías la friolera de 90 canciones compuestas y que en realidad seleccionaste tres posibles discos y finalmente elegiste uno… ¿Las canciones de “Al sur de tu ombligo” son todas nuevas o hay algunas de tiempos anteriores?

Muchas de ellas pertenecen, como dices, a tiempos anteriores. Creo que simplemente encajaban, o me encajaban, dentro del disco que me apetecía hacer… lo que he hecho recientemente es otra historia y si es posible, saldrá más adelante.

¿Sigues componiendo con la misma fluidez de antes?

Ya sabes como es esto, tienes días mejores y días peores. De todas formas, en líneas generales, lo que he escrito después de “Como está el patio” me ha costado más porque desde entonces me exijo más… sobre todo en aquello relacionado con los textos. De esa temporada, en “Al sur de tu ombligo” están “La balada del loquito, ¿amor?”, “¿Podrías contarme qué coño te sucede?”, “Sin comentarios” e “Historia de camille”.

Después de la experiencia del anterior disco… ¿la grabación del nuevo la has afrontado con una disposición diferente?

No, creo que no. La única diferencia respecto a mi bautismo es que esta vez estuve radicalmente tranquilo en el estudio. No sé si eso es bueno.

En éste nuevo álbum has vuelto a contar con un montón de músicos… ¿cómo es la etapa en la que las canciones pasan de ser tus composiciones, sin más, a revestirse con el arrope de toda una banda? ¿os lleva mucho tiempo?

En cuanto al tiempo no lo sé, me explico… cuando maqueto un tema, yo mismo grabo la mayor parte de los instrumentos, dejo los arreglos hechos, o al menos delimito unas muy claras intenciones. En la fase de preproducción todo lo que hago es comentarlos con Pepe Sánchez, mi productor, porque no soy muy buen instrumentista y no siempre consigo plasmar bien lo que persigo… En la siguiente fase ya estoy entrando en el estudio, los músicos tienen una copia de mi grabación y unos mapas muy básicos… no ensayamos los temas, nunca los hemos tocado juntos con anterioridad, cogemos sonido y hacemos una toma o dos… eso es lo que luego puede escucharse en la rosquilla. No sé cuanto tiempo le dedican personalmente cada uno de ellos antes de vernos en el estudio, se lo preguntaré, ahora tengo curiosidad.

En tu hoja promocional se destaca que la grabación del disco ha sido realizada en pocas tomas y sin una edición pormenorizada posterior… ¿qué pretendían buscar al huir de la precisión que pueden dar las máquinas?

Nada, creo que el que realmente busca algo es aquel que echa mano de la edición. Si bien es cierto que podríamos haber mejorado la ecualización y la mezcla, creo también que una canción es la que es y que un sonido digno es más que suficiente para disfrutarla… Hemos hecho lo natural, lo contrario nos está llevando a ver a músicos de figuración en los escenarios, a gente haciendo playback en la plaza de un pueblo… En mis discos, si uno está atento, escuchará unos cuantos despistes, es algo normal y no veo por qué hay que corregirlos.

El álbum ha sido producido por Pepe Sánchez, lo mismo que el anterior trabajo… ¿qué nos pueden contar sobre su labor?

Después de lo que te he contado… i¡magínate el panorama!!. Debe ser más fácil producir un disco con un buen presupuesto, con calma… tres o cuatro meses, pista por pista, etc.

Si diez tipos sin haber tocado nunca los temas juntos son capaces de conseguir un mínimo resultado en tres días, eso es posible gracias a Pepe… bueno, ellos tampoco son mancos precisamente… sigo sin poder complicarles la vida.

Cuando te entrevistamos con ocasión de la salida de “Como está el patio” nos comentabas que tus planes era llevar las canciones al directo con una banda similar, sino la misma, con la que habías grabado el disco… ¿se realizaron tus planes? ¿cómo llevarás los nuevos temas al directo?

Esto está jodido… ahora mismo, ni le veo sentido, ni me apetece una mierda salir a tocar con un trío, así que tengo unos costes un poco por encima de la media de los grupos con un nivel de popularidad similar al mío… poco populares, por decirlo de alguna manera. A los que estamos en esta situación todo nos resulta más complicado.

El mercado de la música actual prima mucho más la promoción o la estética que la música en sí… Ahora que ya tienes experiencia con el lado “profesional” del mundillo… ¿es realmente tan difícil para un artista hacer que se valore su música? ¿hay “cotos” donde para sonar, o aparecer, hay que pagar?

Luis Gago

Debería preguntar primero de qué público estamos hablando… Si hablamos de un público con buen gusto, con sensibilidad hacia la música o hacia el arte en general, con criterio… musicalmente adulto y no manipulable… en ese caso no vas a poder hacer que tu música se valore, es el público el que la valorará como crea conveniente… así que lo verdaderamente difícil en este caso, es hacer que tu música se escuche para que el público pueda decidir. Por el contrario, si el público es inmaduro, y se cree lo que le dices… basta con que alguien pague para que otro les diga “este tío es la leche”, en cuyo caso lo que resulta sencillo es que te escuchen… ¿no?, te van a escuchar aunque no quieran… claro que cada vez hay más gente en esa cola, esperando su momento de no sé muy bien qué…

Claro que hay cotos, casi todo el mundo sabe cuanta pasta cuesta estar aquí o allí… incluso los hay donde ni pagando te aceptarían… les estarías jodiendo esa relación mística que mantienen con el perfil de su audiencia. Pero también pasa al revés, jamás he visto una crítica ni un comentario sobre el disco de Jesulín en una revista o radio independiente, así que Jesulín podría quejarse también del poco caso que le hicieron estos… Al final todos somos un poco responsables de la delimitación de esas fronteras y de su vigilancia… es algo parecido a una guerra de clases, ¿no?, una poderosa que hace pasta gracias a la pasta que tiene ? ¿cuántas rosquillas vendería este o aquel con 60 pavos para promoción? -y otra que para llegar a fin de mes, frustrada y sin un duro, tiene que hacer uso de toda su inspiración y sacrificios… Ambos casos son muy celosos de defender o justificar sus métodos y valores. Aunque todo hay que decirlo, los independientes nacen principalmente por la escasez de oferta, dejémoslo así, de los grandes medios, compañías…

Perdona que continúe, estoy “un poco sensible” con este asunto y aunque no estoy diciendo nada nuevo, quizá lea esto alguien que no tenga muy claro como funciona la “cosa”. Las principales diferencias o los mayores contrastes entre ambos radican en aquello que tiene que ver con la franqueza y la honestidad. Con franqueza me refiero a que cuando no hay pasta por medio uno puede permitirse ser sincero… ¿Puedes imaginarte a un pincha de Cadena 100 radiando “aquí tenemos el nuevo disco de fulano, seis meses y no sé cuantos miles de euros para hacer esta mierda, carente de emoción, con una falta de aquello y de lo otro… y leña”?. Y con honestidad me refiero a ese “apartado” que debería ser tan importante dentro de la industria discográfica, la música. Es “totalmente imposible” escribir o interpretar de una forma “totalmente honesta” si lo haces pensando en el público, o lo que es lo mismo, las ventas… o lo que es igual, los beneficios “estrictamente” económicos… esto no funciona así, y quien lo justifica es un ignorante o un hipócrita… y de paso culpable de que la música, paulatinamente se esté transformando en una u otra mera forma de expresión, o mejor dicho, de inexpresión estética… como tu dices. Por cierto, bien mirado, el público no tiene la culpa como sugieren algunos… creo que si el público no supiese sumar, estos, en lugar de enseñarle le darían mal el cambio…

Ojo, no he venido a decir que si una canción es comercial no pueda ser honesta, de hecho, hay algunos tipos musicalmente muy honestos que llevan 30 años vendiendo discos.

En nuestra anterior entrevista te preguntábamos por tus gustos musicales… Dada la importancia de los textos en tus canciones, ahora nos gustaría preguntarte por tus gustos literarios…

Bueno, me sucede lo que con la música… un poco de todo. Estos meses he leído algo de Neruda, algo de Nelson Díaz, Borges, a García Márquez y a Lorenzo Silva…

Aunque no le he dedicado mucho tiempo a la lectura últimamente… creo que el ritmo de vida actual perjudica seriamente las buenas costumbres, ¿no?… He de reconocer también que mi placer por la lectura no viene de lejos.

Para muchos grupos y artistas Internet es la plataforma salvavidas para que su música se de a conocer. ¿Desempeña Internet un papel importante en la trascendencia que tiene tu música? ¿Sueles estar atento a las páginas musicales para conocer lo que se cuece al margen del mundillo comercial?

Yo de momento estoy teniendo suerte y mi web tiene su importancia dentro del “tinglao”… De todas formas, en Internet tenemos cabida, y estaremos absolutamente todos, por lo que el medio en sí mismo no va a salvar a nadie. De hecho, aunque estés, la gente tiene que saber que estás y donde estás… es muy importante estar fuera para que la gente te busque dentro.

Puede que en la red acabemos con más de lo mismo… habrá portales con un nivel de promoción espectacular en los medios tradicionales, donde exigirán que pagues por estar o sonar, se crearán nuevos cotos (de hecho ya los hay, incluso algunos presumen de independientes), aparecerán leyes que te impedirán aquello, que te obligarán a lo otro… debemos ser realistas, y bla, bla, bla… este tema da para mucho.

Con respecto a las páginas musicales, me gusta mucho la música y el mejor sitio para buscar novedades o “antigüedades”, hoy por hoy es la red… tengo mis lugares para hacerlo.

Para ti tu música es… ¿una forma de lograr felicidad o una necesidad vital?

Se explica muy bien José Luis Sampedro cuando habla de la satisfacción íntima que le produce escribir… súmale a eso el pretender malvivir de lo que escribes, y esta se convierte en una necesidad vital en el más amplio sentido de la palabra!!!

En cualquier caso, la música es nada más… y nada menos, que música… te hace pensar, te hace reír, puede hacerte llorar, puede reconfortarte, cabrearte, trasladarte a tu pasado, apuntalar el presente a tus neuronas, aumentar tus penas o tu euforia… así que me hace feliz, desdichado, afortunado o desafortunado… dependiendo de lo que esté escribiendo o escuchando. También escucho y escribo dependiendo de mi estado o de como me haya hecho sentir algo que he visto o sufrido… es una aportación mutua… como también, y tan bien explica Sampedro.

De cualquier forma, la felicidad hoy en día solo se puede conseguir si estás ciego… y no me refiero a la vista… ¿se puede ser completamente feliz sabiendo que cada cuatro segundos se muere alguien de hambre?, ¿o sabiendo que la naturaleza es además de sabia, rencorosa… y cuatro cabronazos se empeñan en encabronarla?… la gente completamente feliz no me cae bien (risas)… Me quedo con la gente alegre, esta tiene mucho más mérito.

Cuándo actúas en directo… ¿sigues sintiendo nervios a l salir a escena? ¿qué hace para ti “mágico” un concierto?

Bueno, el simple hecho de pensarlo ya hace que algo se revuelva en mi estómago.

¿Mágico?… La conexión, el agradecimiento y amistad recíproca con un montón de personas con las que en un aparcamiento público podrías acabar a bofetadas… posiblemente por mi culpa, conduzco fatal.

Cuándo compones una canción… ¿partes de una idea que vas desarrollando hasta estar satisfecho o te surge la inspiración de un tirón y rematas, o casi, la letra?

Siempre parto de una idea… desde hace un tiempo no me dejo llevar por las palabras que van surgiendo, no permito que la canción me conduzca a mí… ¡como me pasa con el coche!… por eso ahora nunca remato con la primera estocada.

Si uno de nuestros lectores lee esta entrevista y se interesa por tu música… ¿cómo la puede conseguir?

En teoría en una tienda cercana, y con seguridad en Discos Gong o en www.luisgago.com.

Y ya para terminar… Ahora que tienes publicado el nuevo disco, ¿cuáles son tus próximos proyectos?

Estoy produciendo a unos amigos, cubanos, de corte clásico… buscando financiación para producir a Julietta Barro, maquetando las canciones que no he incluido en “Al sur de tu ombligo”, precocinando los directos… espero que algo vaya cuajando.

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Arco FM, Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.