Pepe Santos: Esencia y actualidad

Pepe Santos: Esencia y actualidad
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo: ,
Redactor:

Ha mirado hacia la música clásica con respeto, seleccionando unas cuantas obras para dar un punto de vista personal, elegante y moderno. Su nuevo álbum es la culminación de más de un año de cuidadoso trabajo.

protagonistasPepe Santos es un músico y compositor cántabro, que inicio su carrera a mediados de los años 90, formando parte del grupo Séptimo Sentido y posteriormente de S.O.S., dos formaciones de pop y rock con las que grabó varios discos.

En el año 1998 entró a formar parte de la banda folk Vallobera, con la que participó en numerosos festivales en distintos lugares del país y publico un álbum, “Paso a paso”.

En el año 2000 abandonó esta formación e inició una carrera en solitario que dura hasta la actualidad. Desde un principio empezó a combinar las posibilidades del piano clásico con la música electrónica. En el año 2000 recibió el primer premio en el Festival Internacional de Tenerife. Tres años más tarde publicó su primer álbum, “Sinfonía de la montaña”, donde plasmó piezas inspiradas por el folklore cántabro en un contexto sinfónico con tintes electrónicos.

En el año 2007 publicó “Vida”, un disco muy especial, inspirado en la gestación y nacimiento de su hijo, con un caracter muy íntimo y sosegado.

En el año 2009 puso en marcha un proyecto musical paralelo, Sistemia, con el que se ha propuesto modernizar los planteamientos musicales de Vallovera, trabajando con siete músicos que combinan música de raíz, flamenco y electrónica.

Ahora acaba de presentar su álbum “Cruce de Caminos”, un disco en el que revisa piezas clásicas, dando puntos de vista personales y empleando elegantemente recursos de la electrónica. Dentro del disco también hay lugar para una versión del tema “Koyoanisqatsi” de Philip Glass y para una composición propia. Éste ha sido un trabajo muy ambicioso, en el que han participado más de 60 músicos y cantantes (la Camerata Coral Universidad de Cantabria hace una fundamental aportación) y donde el técnico de sonido Oscar Arce ha desempeñado un papel muy importante.

“Cruce de caminos” es un trabajo muy ambicioso… ¿Cómo surgió la idea de este disco? ¿Qué te llevó a afrontar un trabajo así con esta gran cantidad de músicos participantes?

El proyecto fue creciendo poco a poco. En Agosto de 2008 le propuse a Oscar Arce la idea del disco. En principio íbamos a utilizar mucha electrónica y pocos instrumentos acústicos, sin embargo, nos resultó tan fácil y tan grato colaborar con todos esos músicos que fuimos ampliando el elenco. El colofón fue la participación de la Camerata Coral de la Universidad, que da al álbum un sonido grandioso.

¿Cuánto invertiste en elaborar las partituras, incluyendo las revisiones de las piezas originales, los arreglos y demás?

protagonistasEs difícil de calcular porque algunos de los temas estaban hechos hace algunos años y otros los he preparado específicamente para este trabajo. En enero de 2008 realicé un espectáculo con una compañía de danza que ya incluía algunas de las piezas, pero las partituras para los músicos las elaboré con posterioridad.

¿Y en registrarlo en el estudio?

Empezamos a grabar en el verano de 2008 y terminamos a finales de 2009. Sin embargo ha habido algunos tiempos muertos por cuestiones de agenda de los diferentes participantes.

En éste álbum has revisado ocho piezas clásicas… ¿Qué has pretendido al modernizar esas composiciones?

Son obras que de algún modo han significado algo especial para mí. El disco está hecho desde la mayor humildad. Por supuesto, no pretendo mejorar las obras originales, sino hacerlas mías de algún modo; presentarlas al público desde mi óptica particular.

También incluyes una versión de Philip Glash, su tema “Koyaanisqatsi”, llamado ahora “Rumbo perdido”… ¿Fue complicado hacer que esta versión no desentonara con el resto del repertorio del disco?

Philip Glass es un autor muy especial -también muy criticado por algunos sectores del ámbito clásico- que tiene un estilo muy característico y reconocible. La pieza que he elegido es especialmente profunda, con esa voz de bajo recitando. De algún modo, tiene que ver con ‘Don Giovanni’, la ópera de la que también he tomado ideas. Por otro lado, el matiz electrónico da coherencia a todo el disco.

Y el álbum se cierra con una composición propia… “Travesía de Mar”… ¿Qué nos puedes contar sobre esta pieza?

Es un tema que tiene ya unos años. Lo compuse sin saber muy bien dónde encajarlo y después me di cuenta de que quedaría perfecto en este trabajo porque tiene una sonoridad muy sinfónica. Recuerda un poco a una banda sonora. En cuanto a la instrumentación, ha sido el tema más complejo, precisamente por ese carácter sinfónico y porque el coro interviene prácticamente de principio a fin.

Volviendo a elaboración del álbum… coordinar a más de sesenta músicos tiene que haber sido muy complicado… ¿Cómo organizasteis las sesiones de grabación?

En este aspecto Oscar Arce y su estudio SonOArc han tenido mucho que ver. Él ha conseguido que todas esas sonoridades dispares suenen perfectamente juntas. No solo ha hecho una excelente labor técnica, sino que además ha ayudado mucho a generar buen ambiente en el estudio. Las sesiones de grabación pueden ser muy largas y eso genera tensiones, por eso la tarea de un buen técnico es tan importante. Y Oscar ha sabido llevar esa faceta muy bien.

Y en relación a la Camerata Coral de Universidad de Cantabria… ¿Sus sesiones de grabación resultaron especialmente complejas? ¿Cuántos micrófonos se utilizaron para sus tomas?

Cada cuerda se grabó con dos o tres micros: unos 10 en total. Lo más complejo fue situarles de manera estratégica para que Raúl Suárez, el director, tuviera contacto visual con todos y también con la cabina de control. Fue una de las sesiones más largas y complejas. Además, Raúl es una persona muy exigente que consiguió un sonido verdaderamente redondo. Cuando llegaron al estudio ya tenían todo el repertorio perfectamente ensayado y eso permitió grabar toda su intervención en un solo día.

En este disco tiene una especial relevancia el trabajo realizado por ingeniero de sonido Oscar Arce, con quién ya has trabajado en otras grabaciones anteriores… ¿Qué destacarías de su aportación a “Cruce de Caminos”?

Ha sido un gran apoyo, no solo a nivel técnico, sino también en la faceta humana. Las composiciones y los arreglos son míos, pero él es, en gran medida, responsable de la producción. Además es también músico, y eso se nota. Su nombre aparece destacado en los créditos, y no es casualidad.

Este proyecto tan descomunal debe presentar serias dificultades en caso de querer llevarlo al directo… ¿Es una opción abierta?

Si. Pero llevará trabajo. En primer lugar, necesitaría apoyo institucional, una infraestructura… no es un trabajo que se pueda presentar en cualquier escenario. En segundo lugar, llevará tiempo. Si las condiciones son favorables, podría presentarse de aquí en unos meses.

¿Qué creen que aporta “Cruce de caminos” frente a tus dos trabajos anteriores en solitario?

Es, con diferencia, mi disco más ambicioso. Me ha aportado mucho la colaboración con todos estos profesionales. Tiene un marcado carácter sinfónico pero también tiene mucho de electrónica. Además, trabajar sobre compositores clásicos siempre me ha gustado. Realmente estoy muy satisfecho con el resultado.

Muy recientemente has presentado también un libro de partituras llamado “Piezas para piano”… ¿En qué consiste? ¿A quién va destinado?

protagonistasHace tiempo que quería editar mi música en papel. La edición impresa tiene un enorme atractivo frente a la edición discográfica, y es que la música escrita debe ser interpretada por alguien, por un músico que le pondrá su propia emoción. De alguna manera, cuando se interpreta música escrita, se crea un vínculo invisible entre el compositor y el intérprete: ambos están colaborando en una obra de arte. Es algo mágico, porque aunque el compositor hubiera muerto, el intérprete conecta con él de una manera especial.

Mis ‘Piezas para piano’ tienen, además, una intencionalidad pedagógica. Por eso la Consejería de Educación de Cantabria las ha elegido como material didáctico para los estudiantes de música y las ha repartido a los centros educativos de la región.

Además de tu carrera en solitario formas parte del grupo Sistemia, en el cual mezcláis música electrónica con elementos celtas y flamencos… ¿Qué nos puedes contar de este proyecto?

Hace 10 años Chema Murillo, Javi Arce y yo, junto con otros músicos, fundamos el grupo Vallobera, en un estilo celta-fusión que tuvo muy buena aceptación de crítica y público. Vallobera desapareció, pero a mí siempre me ha interesado el universo celta. Por eso llamé de nuevo a Javi y a Chema para continuar por ese camino, pero añadiendo la parte electrónica y el toque flamenco. Además Javi se ha convertido, en estos años, en una verdadera autoridad en ese género.

Es un proyecto que me ilusiona mucho. Mi intención es trabajar en él en paralelo con mi carrera en solitario.

En el pasado formaste parte de varios grupos… S.O.S., Séptimo Sentido o Vallovera… ¿Qué aportaron cada una de esas experiencias a tu formación como músico?

Son grupos bien distintos: celta, pop, rock,… pero cada uno me ha enriquecido como músico. Pienso que un verdadero músico no debe ponerse limitaciones en cuanto a estilos. Se puede trabajar en proyectos muy diferentes y cada uno de ellos aporta diferentes cosas, a nivel técnico y también a nivel humano. Pero la música es una sola. La verdadera emoción que nos produce la buena música no entiende de etiquetas.

¿Has trabajado como músico contratado para otros grupos o artistas? ¿Con quienes has trabajado?

En Cantabria llevo 20 años colaborando con estudios de grabación como arreglista y músico de sesión. Eso hace que hayan pasado por mis manos trabajos muy variados. Si tengo que destacar algo me quedo con las bandas sonoras. He hecho varios documentales. La manera de trabajar es muy diferente, normalmente bajo presión porque siempre hay prisa, pero es un mundo muy interesante.

Ahora que “Cruce de Caminos” está en la calle es importante que el público lo descubra… ¿Qué apoyo estás consiguiendo por parte de los medios?

En Cantabria está teniendo muy buena acogida, tanto en la prensa escrita como en radios y web. Ahora me centraré en difundirlo a nivel nacional, aunque soy consciente de que es un trabajo poco comercial, a lo que hay que añadir la profunda crisis del sector discográfico.

Proyectos como La Factoría del Ritmo son una excelente plataforma para álbumes como este, porque tenéis una mentalidad abierta que es muy de agradecer.

¿En que lugares se distribuye?

En Cantabria se puede adquirir en todas las grandes superficies. También a través de la web www.musicaspordescubrir.com

¿Tienes nuevos proyectos artísticos en mente?

protagonistasMi proyecto más inmediato, además de promocionar este trabajo, es el grupo Sistemia. Este verano tenemos una cita importante junto a The Chieftains. Después pensaremos en editar disco. Aparte de eso van surgiendo otros proyectos menores.

Y nada más, salvo desearte mucha suerte y dejarte espacio por si deseas añadir algo más para nuestros lectores…

Hoy en día los medios nos tienen demasiado acostumbrados a encasillar la música: da la sensación de que si te gusta la música clásica no puede gustarte también el heavy o el hip-hop. Pero el público no es así, como lo demuestran iniciativas como La Factoría del Ritmo. Os doy la enhorabuena por el excelente trabajo de difusión de la música que estáis realizando.

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Arco FM, Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.