Sublevados: Seguimos con ganas de furgoneta

Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Redactor:
Observaciones: Fotos por cortesía de Rock Estatal Records

Tras dos décadas ofreciendo rock and roll salido directamente del corazón, siguen dispuestos disfrutar de cada buen momento que les ofrezca la música.

Formados a mediados de los años 90 en Madrid y con siete discos en su haber, son unos grandes representantes del rock urbano: letras directas, sonido potente y gran identificación entre el grupo y sus seguidores.

A finales del año pasado publicaron un espectacular artefacto musical: un doble compacto y DVD, en el que se recoge un concierto celebrado el 21 de marzo del pasado año 2015 en la sala Caracol de Madrid, en el que repasaron sus 21 temas de su amplio repertorio.

Con motivo de este lanzamiento y para conocer y celebrar su extensa trayectoria, hemos entrevistado a Sergio, bajista y voz, en representación de la banda:

Han pasado ya dos décadas desde que decidisteis crear Sublevados… ¿Qué queda ahora en Sublevados del espíritu e ilusión de aquellos chicos que en Vallecas decidieron crear una banda de rock and roll hace 20 años?

Primero, puntualizar que no somos de Vallekas… jejeje… Sí. Ya sabemos que en el DVD. Hay un comentario por ahí, y tal… Yo soy de Estrecho, uno de Alkobendas, otro de Sanse, en fin. Pero bueno, en Vallekas, y, en Madrid en general, si vas de buen rollo, la peña te acoge de puta madre. Como si fueses de allí de toda la vida. Se podría decir que… nos sentimos vallekanos adoptivos.

Y, en cuanto al espíritu y la ilusión de hace 20 años… Hostias!! La verdad es que, nuestra alegre juventud se ha ido quedando por bares y garitos, escenarios y camerinos, y algún cuarto de baño. Pero nos siguen moviendo las ganas de comunicarnos con la gente, hacer canciones, tocar con el volumen muy alto, y conocer gente maja, con nuestras mismas ideas.

El problema es que, cada vez está más jodido “tocar”. Mejor dicho: “Cada vez te pagan menos por tocar” Y esto de salir a “tocar” conlleva unos gastos. Algo, que parece ser, Muuuuuuyyy difícil de entender por parte de los que organizan eventos, festivales, o regentan salas y garitos de música en directo. Y, claro, a uno a veces se le quitan las ganas de darse un palizón de kilómetros para que te den una mísera propinilla por hacer tus canciones. Pero por lo demás bien…

En todos estos años han pasado muchos músicos por vuestro grupo… ¿Conocer a toda esa gente y trabajar con ella en vuestras canciones ha sido importante para que el grupo fuera creciendo y evolucionando? ¿Todas amaban el rock and roll o para algunos era sólo un trabajo más?

Evidentemente. Todos han aportado arte, talento, y han puesto el mismo cariño y ganas a la hora de crear canciones, y al ejecutarlas en directo.

Yo creo que si. Que amaban el rock and roll. O por lo menos la música. Y no creo que ninguno se lo haya tomado como un trabajo. Por que Sublevados nunca ha vivido de la música.

Resistir 20 años es un triunfo impresionante en cualquier campo. Y tal vez en el campo del rock aún más. ¿Cuáles son para vosotros las claves para que una banda como la vuestra siga adelante tras 20 años de momentos dulces, pero también de superar muchas dificultades?

Pues para bien o para mal, como acabo de decir, una de las claves ha podido ser el no vivir de esto. Tomártelo como lo que es. Un grupo reducido de personas que se juntan de vez en cuando para ensayar, para tomarse unas birras, para echarse unas risas, y desconectar de la rutina del día a día.

No ponernos metas. Que está el percal como para tomarse las cosas en serio…Vamos no jodas!! Te vuelves loco.

Y también, pues, por que nos va la marcha joer…

Maneras de vivir, que decían los LEÑO. Mientras tanto, ya lo ves… seguiremos esperando.

Ahora estáis presentando un trabajo espectacular, con dos CDs y dos DVDs grabados en directo. ¿Os supuso mucho esfuerzo organizar ese espectáculo y la grabación, con todos los aspectos técnicos a cuidar para el sonido, las imágenes, etc.?

Teniendo en cuenta que nos lo hemos currao todo nosotros solitos, sin apoyo discográfico ni de ningún otro tipo, pues ya que lo preguntas, sí. Te tiras unos meses enfrascao en todo este mogollón de: ensayos, puesta a punto del equipo, cartelería, entradas, entrevistas de promo, la sala, las luces el sonido… etc, etc… bffff… tela… Pero logramos crear un equipo y un ambiente muy guapo, que al final ha estado a la altura de lo que esperábamos. Incluso “por encima de nuestras posibilidades” jejeje…

Elegir el repertorio, dentro de la larguísima lista de canciones que tenéis compuestas tuvo que ser todo un reto… ¿Cómo hicisteis para seleccionar los temas que al final tocaríais para ese concierto tan especial?

Es complicado. No están todas las que son, pero si son todas las que están. Y si alguien echa en falta alguna, pues na… ya la haremos.

En un directo estándar, hay pequeños fallos que pasan totalmente desapercibidos por el público y de los que nadie se acuerda. Pero cuando el directo se graba y luego se va a publicar eso cambia. ¿Tuvisteis un extra de presión para que todo saliera perfecto? ¿Hicisteis ensayos especiales de perfeccionamiento para que todos los detalles estuvieran en su sitio?

Fueron 5 o 6 meses de ensayos dale que te pego, venga y venga, y otra vez, y otra vez… Lo teníamos bastante machacao.

Y luego, si lo tienes en cuenta, nuestras canciones son muy sencillas. Ni se caracterizan por complejas composiciones, ni por alardes de virtuosismo. 4×4 y pa´lante… Entonces todo es más fácil.

La respuesta fue muy buena y lograsteis llenar La Sala Caracol. ¿Cómo de emocionante fuera para vosotros ese concierto? ¿Hubo algún momento en que los sentimientos os embargaran totalmente?

Sí. La peña respondió de la hostia… Eso es lo que te queda. Que gente que te sigue desde el principio, peña que siempre ha creído en Sublevados, no se lo quiso perder. Vino gente de muchas partes, y se agradece. Eso es lo que más emociona.

Por toda esa gente, y mucha más que no pudo estar, merece la pena seguir.

El concierto en sí… lo empiezas a disfrutar sobre la marcha. Cuando ves que todo va saliendo bien. Estás tan metido en el, que se te pasan algunos momentos. Fue la hostia…

La edición del disco es absolutamente espectacular, con un preciosa carpeta donde se incluyen los dos discos compactos y los dos DVDs… ¿Fue complicado que Rock Estatal se embarcara en la aventura de hacer esta edición tan lujosa?

Nos conocemos de hace tiempo. Ya les tanteamos en alguna ocasión, pero estaban saturados de curro (eso nos dijeron… jejeje…) y no podían en aquel momento. Pero esta vez si ha podido ser. Y la verdad es que se lo han currao de puta madre. Han hecho un trabajo excelente. Otra vez…”Por encima de nuestras posibilidades”. Jejeje…

Siempre ha habido buena sintonía con Juan Palacios y su gente.

A la venta, además de esta edición que hemos comentado y que tiene un precio bastante asequible, hay dos packs especiales, son complementos para coleccionistas… ¿Qué tal de respuesta está teniendo esta triple opción entre el público?

No estamos muy al tanto de las ventas. Pero supongo que bien (Apunte de Rock Estatal Records: la primera tirada se agotó en el FNAC de Plaza Norte en Alcobendas).

Os entrevistamos en 1998. En aquellos momentos estabais en un sello discográfico que era propiedad del dueño de Don Algodón. Y en todos estos años habéis podido conocer la industria discográfica por dentro y ver como algo que antes era imprescindible para que un grupo diera a conocer su música, ahora no lo es… ¿Creéis que la grave crisis que ha sufrido la industria discográfica la podían haber evitado o amortiguado?

Esta pregunta da para 20 folios por lo menos…

Pero voy a intentar ser breve en mi opinión.

Primero hay que saber que alcance quiere uno con su música. Está claro que a mayor promoción, mayor alcance. Y eso sólo se traduce en dinero. Y quien tiene más dinero, son las grandes compañías. Esas que se forraron a costa del artista.

Eso del boca a boca, suena muy romántico… se da un caso entre un millón. Y siempre hay una multi detrás. Los genios, salen a flote por si solos. Esos no necesitan más. Cuestión de tiempo. Luego, está el trabajo, trabajo, trabajo, constancia.

Eso si que es triunfar.

Sobre la crisis:

Entre las nuevas tecnologías, y el poco apoyo de los grandes medios a la música en directo (no hablemos ya del rock and roll), estamos apañaos. No se si se podría haber evitado. Difícil. Pero lo que si se puede, es fomentar la música en directo. No sólo en las redes. En los grandes medios de comunicación. Hay cientos de canales de T.V. Y cero programas de música decente. Ah!! Sí. Alguno que otro a las 6 de la mañana. Y si hablamos de emisoras de radio (sin contar las radios libres) otro tanto de lo mismo.

Soy de la opinión, de que hay un control férreo para que esto suceda. Simplemente no les interesa.

Teniendo en cuenta que los grupos hoy en día lo tienen sencillo para autoeditarse, incluso para regalar su música en Internet. ¿Cuáles es el papel que ahora juegan las discográficas y que resulta de interés para un grupo?

Hay mucho engaño. El papel de una compañía, de un sello discográfico, debe ser apoyar a la banda donde ella no puede llegar. Mediante su infraestructura, dar todas las teclas, y llamar a todas las puertas que se necesitan para la promoción y difusión de la grabación. Así como preparar el terreno, distribuyendo, en todos los sitios posibles el producto para su venta.

Antes, te pagaban la grabación, la mezcla, la masterización, y hasta las cañas… Hoy en día, eso es impensable.

Hoy en día, hay mucho listo, que no se conforma sólo con que te pagues todo esto. Te dice que le pagues también la fabricación de tus CD´s, que luego el va a vender, se queda un porcentaje de la editorial, utiliza tu marca para explotarla haciendo merchan, y encima le tienes que pagar las unidades que le pidas. Increíble pero cierto.

Prometiendo el oro y el moro, se ríen de las bandas. Y con los beneficios que obtienen de estas, promocionan a sus grupos estelares. Los de “LA CASTA”.

Así funcionan algunos en este mundillo. Son cuatro, que se conocen, se hacen fabores mutuos, y llevan las riendas del panorama.

Compañía, promotora, oficina, editorial.

Los cuatro jinetes del apocalipsis.

También hay que decir, que no todos actúan así.

¿Tenéis ya nuevas canciones compuestas? ¿Para cuando un nuevo álbum en estudio?

Hay, hay material. Vamos a ver como va este último, y, cuando veamos que tal, y nos apetezca, pues nos liaremos con otro. Tenemos cuerda pa´ rato.

Después de 20 años en el mundo de la música… ¿Seguís teniendo sueños por cumplir?

Antes soñábamos con vivir de ello. Con el tiempo, ese sueño se esfumó. Hoy, con que nos sigan llamando de vez en cuando para tocar, y sigamos teniendo ganas de furgoneta… dabuten.

Que un día suena la flauta… pos dabuten también.

Y nada más, salvo desearos otros 20 años de saludable trayectoria musical y dejaros espacio por si deseáis añadir algo más para nuestros lectores…

Yo siempre apuntillo lo mismo: Que se anime la gente a ir a los conciertos. No sólo de los grupos conocidos. Hay muchísimas bandas, que se lo montan de lujo, y os podéis llevar muchas sorpresas. Y, descubrir nuevos grupos, nuevas canciones, y renovar dando aire fresco a vuestra discografía. Nada más.

Gracias por esta entrevista, y SALUD Y ROCK and ROLL.

Enlaces de interés:

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.