Apocalyptica: Plays Metallica by four cellos

Apocalyptica: Plays Metallica by four cellos
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Discográfica o editorial: Año de publicación:
Concepto: Soporte:
Redactor:

Parece que ha tenido que pasar mucho tiempo para que alguien se diera cuenta de que dos generos en principio tan dispares como son el heavy metal y la música culta (o clásica en el término amplio de la palabra; que me perdonen los puristas) tienen muchos mas nexos de los que algunos piensan.

Muchos fueron los grupos que en los 80 utilizaron conocimientos más o menos amplios de armonía (de conservatorio o no) en sus composiciones. No hace falta dirigirnos a Yngwie Malmsteen, en el cual las evidencias clásicas son evidentes. Me refiero a grupos que se preocuparon por algo más que tocar que tocar una sucesión de acordes, como puedan ser Iron Maiden o en este caso Metallica.

Os preguntaréis, por qué si este disco es de 1996 aparece aquí comentado tan tarde. Bien, hace 4 años estuve buscándolo como un loco, pero era casi imposible encontrarlo. Ha sido ahora, con la salida del “S&M” de Metallica, grabado con la Orquesta Sinfónica de San Francisco, cuando por las tiendas de toda Europa se puede ver este disco, de España a Austria, y doy fe de ello. En fin, caprichos del mercado discográfico.

Pero entrando en materia, la verdad es que este disco es de los que te deja con un regustillo raro en la boca. Adolece de unos cuantos defectos, pero es valiente como pocos. Al final creo que lo que pasa es que el cuerpo te pide tu dosis de Metallica, ¡pero de los originales!

Como empezar hablando de los defectos de alguien es cosa fea, vamos a fijarnos antes en sus virtudes.

En primer lugar, la valentía. Atacar el repertorio de Metallica con 4 cellos es, desde luego, cosa de elogiar y no creo que esté al alcance de cualquiera. Pero es que estos finlandeses no se han metido con la parte más asequible de Metallica. Empiezan con “Enter Sandman”, y, sin cortarse un pelo, continúan con “Master of Puppets”, una de las canciones más cañeras de los hombres de negro. También se han atrevido con “Creeping Death”, otra bomba de nitroglicerina. Las únicas “concesiones” han sido con “The Unforgiven” y con “Welcome Home (Sanitarium)”. Dos piezas de tempo más lento, pero con un feeling más ideal para demostrar la adaptabilidad de Metallica al sonido de los cellos.

Apocalyptica

En segundo, la maestría con que tocan us instrumentos hacen que los punteos de Hamett suenen igual de rápido con el cello, ¡lo cual no es poco! Es decir, no se pierde un ápice por el cambio e instrumento, por lo menos en cuanto a la cantidad de notas. Pero es este mismo dominio de la música clásica lo que hace que este disco adolezca de un tremendo cáncer.

Y es que me parece tremendamente frío. Y no lo digo por los instrumentos. Aunque el cello no es precisamente un arpa, se necesita cierta rudeza para atacar los sonidos más duros del metal. El problema viene de la concepción de interpretación que tienen muchos músicos con formación clásica. Tocan las notas que vienen en la partitura. Tocan mil notas por segundo si hace falta, pero en su vida meterán una semicorchea de más de las que están escritas. Y ese es el problema. A veces los noto como si fueran un archivo midi. Esto se refuerza con el hecho de que uno de los cellos interpreta la voz, lo cual chirría un poco. Me pregunto cómo interpretarían las mismas canciones otro cuarteto de cello; si este grupo tiene personalidad propia o se limita a tocar las partituras de los temas.

Creo que lo ideal habría sido atreverse a hacer una propia interpretación de los temas de los californianos, dándoles una óptica diferente, acercándoles al terreno que dominan los fineses.

Es una pena, y parece que Metallica tampoco ha hecho mucho por ello tampoco, pues lo que he oido de “S&M” me ha decepcionado muchísimo. Metallica con una orquestilla (en el sentido musical, no me refiero a los músicos) detrás. ¿Es que nadie se va a atrever a cruzar el charco y hacer algo verdaderamente creativo?

Para terminar, diremos que este disco, a pesar de todo, y precisamente también por todo lo que he comentado, es altamente recomendable, por lo menos para escucharlo una vez, pues alcanza momentos sublimes en algunas piezas: “Welcome Home (Sanitarium)”, o la parte central del “Master of Puppets” y demuestra que Metallica han sido, son y serán unos músicos excepcionales, independientemente del tipo de música que aborden (no es hora de hablar del “Load” y del “Reload”) y que los tópicos sobre la calidad musical del metal ¡hay que tirarlos a la fosa de las Marianas!

Comentario: Félix Vera

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

Félix Vera
Escritor, músico y viajero infatigable, actualmente reside en Sidney (Australia). Ha formado parte del equipo de La Factoría del Ritmo desde el año 1995. Militó como guitarrista en los grupos de rock Containers y Ras con Ras. Ha publicado relatos en diversas revistas y es autor del poemario-rock: "Las Vueltas". Además es uno de los fundadores de la inusual editorial Alas Ediciones, dedicada a promover "literatura que deja manchas".

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.