Rockdelux: 30 años de periodismo musical

Protagonista del artículo:
Temática: Estilo: , , , ,
Redactor:

El pasado mes de noviembre de 2014 la revista Rockdelux cumplió 30 años. Y para celebrarlo, publicó un espectacular especial en el que se recorrían en detalle los 300 discos más importante de esas tres décadas según su colaboradores, tanto los actuales, como un buen número de los que durante estos años formaron parte en el algún momento de su equipo.

En sus inicio tomó el relevo de dos publicaciones históricas.

Rockdelux 1Rockdelux nació en noviembre de 1984, como heredera directa de otra revista anterior llama Rock Espezial, que se publicó durantes tres años, la cual había tomado a su vez el relevo de otra publicación previa, Vibraciones, que jugó un importante papel en la difusión de las tendencias musicales internacionales en España durante los años 70, y que con su fundación, octubre de 1974, trajo por primera vez a nuestro país un periodismo musical serio.

Los primeros años de Rockdelux fueron de aprendizaje y consolidación de la idea inicial, incluyendo una cambio de sede desde Madrid a Barcelona. Pero pronto, entorno al 87, ya había forjado sus señas de identidad: el rock más innovador como bandera, pero abierto a otros estilos que supusieran una aportación importante a la música popular. En Rockdelux fue el primer medio de nuestro país donde se escribió, con solvencia, sobre Hip Hop, electrónica, World Music y otras muchas tendencias.

También desde aquel momento ya era evidente su cuidado por el componente estético, con una cuidada maquetación y una atractiva portada, y con unos contenidos bien organizados y con textos bien redactados.

Para gustos, colores.

Sus detractores, incluso también algunos de sus defensores, han advertido a lo largo de estos años su tendencia al snobismo, su exaltación de las tendencias anglosajonas y el primar las afinidades de sus impulsores por encima del gusto popular. Pero, ¿porqué hay que suponer que una sola revista debería dar una visión global del estado de la música en cada momento?

Por suerte, a lo largo de estos años han existido otras revistas, con sus propias líneas editoriales y sus puntos de vista, que han complementado el retrato periodístico de la siempre inabarcable realidad musical. Popular 1, Ruta 66, Efe Eme, Rolling Stones, Metali-k.o., Spiral, El Tubo, Mondosonoro, Rock Estatal, Heavy Rock, Metal Hammer, World Music, Cuadernos de Jazz, Boogie, Enlace Funk, Hip Hop Nation, Hip Hop Life, Hip Flow, Serie B, Zona de Obras y muchas otras. La mayoría de ellas ya han desaparecido, los años crisis que arrastramos han sido terribles, pero todas han hecho su aportación a la cultura y han contribuido a que los oyentes conocieran algo más sobre los canciones, los discos, los artistas y las historias que hay detrás de la música. Y tampoco hay que olvidar a los fanzines y las webs que han surgido en los últimos años, haciendo su propia aportación informativa.

El valor de una revista en la actualidad.

La gran diferencia, y el gran reto, al que se enfrenta una revista como Rockdelux en la actualidad, frente al contexto en que se desenvolvía hace un par de décadas, es que en aquellos años suponían un canal casi exclusivo de  información musical. El lector elegía en el quiosco la revista, o revistas, según sus afinidades, y el contenido de sus páginas tenían la capacidad mágica de descubrirle artistas y discos que de otra forma no habría conocido nunca. Además sumaban un “valor añadido”: contextualización, análisis de información subyacente, sentido crítico, etc. Pero lo fundamental era el “hecho distintivo”: ellas te daban luz y sin ellas sólo había oscuridad.

Hoy en día, hay multitud de fuentes de información a un click. De hecho, existen hasta llegar a la saturación. Pero lo que aporta una buen revista, es precisamente lo que antes era un “valor añadido”. Ante la avalancha de propuestas “a un click”, se necesita una brújula y una fuente fiable de información. Luego cada lector y aficionado a la música, decide por si mismo.

Hoy en día la música en más fácilmente accesible que nunca.

Eso sí, esta revolución tecnológica también ha traído una ventaja para los lectores de revistas como Rockdelux. Antes escuchar la música de ciertos artistas que aparecían en la revista era una tarea muy complicada. Si lograbas escuchar alguna de sus canciones en Radio 3, o en alguna excepcional radio independiente o en los reducidos espacios televisivos que han podido existir, era una suerte, pero si querías profundizar, no quedaba más remedio que acudir a la compra de discos de importación. Una tarea lenta, que suponía un coste importante y que inevitablemente obligaba a focalizar en un subconjunto pequeño de los artistas que habían logrado despertar el interés del lector.

Hoy en día basta con acudir a YouTube para ver y escuchar videoclips de los artistas que hayan despertado la curiosidad. Y conseguir las grabaciones completas, legal o ilegalmente, es mucho más sencillo.

Por supuesto, no hay que olvidar que Rockdelux durante muchos años desarrolló una gran iniciativa: acompañar cada revista con un CD, en el que se podía escuchar una selección de canciones de los artistas que aparecían en sus páginas. Era algo magnífico, pero resultaba imposible que en cada CD cupiera al menos “un bocadito”, de todos los artitas tratados. Ahora todo están ahí, al alcance de cualquier lector y oyente con interés.

Rockdelux en clave personal.

Rockdelux 89Rockdelux ha sido importante para la vida de muchos aficionados y de muchos artistas y profesionales de la música. No hay más que acudir a algunos de los especiales que ha publicado en sus años de existencia, en el que recogen opiniones sobre la revista por parte de músicos o directores de otros medios. Muchos de ellos reconocen que en el algún momento la revista aportó algo especial a sus vidas. Este también fue mi caso.

Yo la descubrí casualmente en septiembre de 1992. En aquel entonces tenía 20 años y el Hip Hop ya era mi música favorita. En una visita al kiosco del barrio donde vivía, la vi en uno de los expositores, con Chuck D de Public Enemy en la portada. Me sorprendió ver que una revista se fijara en mi grupo favorito y me decidí a comprarla. Leerla fue una revelación: fue la primera vez que me encontraba con una revista que trataba la música con seriedad. La entrevista que incluían con Public Enemy era magnífica, la he vuelto a releer hace poco, y me sorprendió todo el contenido: la elegancia de la maquetación, la calidad de los textos y la forma en que se analizaban los discos.

Por supuesto existían otras publicaciones “serias” ya en aquel entonces, pero yo sólo habían conocido el triste ejemplo de Super Pop y las revistas “heavys”, donde cualquier atisbo de sentido crítico era inexistente. También conocía algunos fanzines, que tenían cierta conexión con el espíritu de Rockdelux (grupos al margen de las listas de ventas, espíritu inconformista, inquietud por saber algo más sobre la música…), pero estaban muy lejos de tener un nivel “profesional”.

Desde aquel momento me volví un lector asiduo, tan sólo flojeé dos meses después, perdiéndome el número de noviembre con Prince en portada, y desde ese momento hasta el día de hoy he leído la revista mes a mes.

Para mí ha sido una fuente fundamental de conocimiento, un punto de partida para descubrir infinidad de artistas y tendencias, y también un factor clave para que me aventurara en el periodismo musical y fundara tres años después la web La Factoría del Ritmo.

Desde mayo de 2004 soy colaborador en Rockdelux, con aportaciones modestas (reseñas de discos y algún puntual reportaje o entrevista), pero para mi supone un gran orgullo entregar mi granito de arena para que Rockdelux siga adelante mes a mes.

Los especiales de Rockdelux.

A modo de homenaje por este treinta aniversario, desde La Factoría del Ritmo proponemos al lector un repaso por sus especiales. Número extraordinarios que para celebrar algún acontecimiento se salían de la línea mensual habitual y que ofrecían un contenido excepcional, sirviendo de referencia de consulta atemporal para melómanos. La mayoría de ellos se pueden aún adquirir en la tienda on line de la revista (http://www.rockdelux.com/shop), y otros aunque están agotados, con suerte se pueden hallar en alguna tienda de coleccionistas o de casualidad en algún rastrillo. Si te topas con alguno de ellos, y no lo tienes, no lo dejes escapar, te compensará sobradamente la inversión que hagas.

Rockdelux – Extra número 100, septiembre 1993.

Rockdelux 100Fue el primer gran especial de la revista. Cien páginas donde el contendido principal era un repaso por 100 artistas fundamentales del momento y que se preveía que harían grandes cosas en los siguientes años. No siempre acertaron, pero sí en un gran porcentaje. Ahí aparecieron PJ Harvey, Jungle Brothers, The Smiths, Sonic Youth, Gang Starr, Nirvana, Fugazi o De La Soul, entre muchos otros.

También se incluyeron, como contenidos destacados, traducciones de algunas canciones de Prince, The Disposable Heroes of Hipoprisy, Public Enemy, Pixies  o R.E.M.. Un gran reportaje sobre la prensa musical en España escrito por Diego A. Manrique. Una entrevista a Antonio Vega. Una selección de fotos en directo. Y unos análisis de las conexiones entre estilos y artistas.

En el apartado negativo, cuatro desconcertantes páginas en las que incluyeron a un puñado de artistas ficticios, que se suponía que serían los próximos “hype”. Lo aclararon en siguientes números, aunque muchos lectores no lo comprendimos (la explicación, es que trataron de hacer una broma, para quitarse hierro como “biblia” del panorama musical).

Como regalo se incluyó un “flexidisc”, con dos temas exclusivos de dos bandas “estrella” del sello Munster: Los Valendas y La Secta.

Rockdelux – número 150, marzo 1998.

Rockdelux 150Este es el más modesto de los especiales. Un número de aspecto “normal”, en el que por una parte incluyeron una lista con las 150 canciones del siglo XX (número 1 para “What’s going on” de Mavin Gaye), con breves explicaciones de cada una de ellas. Y por otra, regalaron una cinta de casete del sello Creation, con canciones de St. Etienne. Hurricane #1, The Jesus & Mary Chain o Primal Screen. Este regalo hoy en día puede parecer modesto, pero para la época no estaba nada mal.

Echar un vistazo al contenido nos muestra los motivos por lo que ha merecido leer Rockdelux todos estos años. Entrevistas a Massive Attack, Raphael, Mogwai, Erykah Badum y Goldie, reportaje exahustivo sobre el grupo Pulp, revisión de Joy Division, comentarios de discos que incluían a Ultramagnetics MC’s, Curtis Mayfield, Pascal Comelade, Siniestro Total, Manta Ray, Rakim o Madredeus. Y entre las maquetas, unos entonces desconocidos Love of Lesbians.

 

Rockdelux – Edición especial, Los mejores CDs de los 90, 2001.

Rockdelux 200 CDsDe forma adicional a los números mensuales, en el año 2001 se publicó un especial con un listado de los 150 CDs internacionales y los 50 nacionales fundamentales de los años 90. 100 páginas en formato apaisado con revisiones de cada uno de los discos. El número 1 internacional fue para “Blue Lines” de Massive Attack y el nacional para “Un soplo en el corazón” de Family.

Como regalo se incluía un CD con 15 canciones seleccionadas de todos esos discos, entre los que se podía escuchar a The Sabres of Paradise, Pixies, Nick Cave and The Bad Seeds, Daibologum, Jeff Mills o Belle and Sebatian.

Rockdelux – Especial 200, “Los 200 mejores discos del siglo XX”, octubre 2002.

Rockdelux 200La celebración del número 200 se hizo por todo lo alto.

En este caso se trataba de un grueso volumen de 200 páginas en el que contenido principal era una selección de los 200 mejor discos del siglo XX. El número 1 fue para el disco del plátano en portada de The Velvet Undergound & Nico. Y de todos los discos seleccionados se incluían reseñas, de diversos tamaños, explicando el álbum y su trascendencia.

Además se incluyeron otro buen número de interesantes contenidos. Una reproducción de todas las portadas de la revista desde su lanzamiento, una análisis de conexiones entre estilos y artistas entre 1984 y 2002, numerosos artículos de opinión, selecciones de libros y  películas, etc.

Como regalo la revista se acompañó de un CD presentado en digipack, con temas inéditos de Fermin Muguruza, Dominique A, Nacho Vegas, Los Planetas y otros artistas.

Rockdelux – Especial 20 aniversario, número 223, “Los 200 mejores discos del siglo XX”, noviembre de 2004.

Rockdelux Especial 20 aniversarioEl formato elegido fue similar al de la anterior ocasión, 200 páginas, pero sustituyendo el CD por un libro de regalo.

El contenido estrella fue la selección de los 100 mejores discos españoles del siglo XX, donde resultó número 1 el debut de Veneno, el dúo formado por Raimundo Amador y Kiko Veneno. A todos los discos de se les dedicó una reseña, en algunos casos muy generosa en extensión.

Pero además se incluyeron reportajes sobre momentos especialmente importantes de la música popular en España: los años 60, los cantautores, el underground de los 70, la modernización del flamenco, la movida, el rock radical vasco y la escena independiente de los 90. También una selección de las 50 mejores películas del siglo XX y una entrevista con Iván Zulueta.

El libro de regalo se titulaba “El pop después del fin del pop” y consistía en una colección de entrevistas realizadas por el periodista Pablo Gil a artistas como Manu Chao, DJ Shadow, Noel Gallagher, Björk, Steve Albini, Ticky, Eddie Veeder, etc.

Rockdelux – Especial 25 aniversario, número 278, “2000-2009. Resumen de la década”, noviembre de 2009.

Rockdelux 25 aniversarioOtro volumen de 200 páginas, esta vez sin regalo, y dedicado a repasar la década del 2000 (en realidad el espacio temporal entre enero del año 2000 y noviembre de 2009) a través de fotos de conciertos, 20 cómics fundamentales (número 1 para “Catálogo de novedadades Acme” de Chris Ware), 30 películas (“¡Olvídate de mí” de Michel Gondry), 20 libros (“2666” de Roberto Bolaño), 60 discos nacionales (número 1 para Los Planetas con “La leyenda del espacio”) y 100 discos internacionales (número 1 para Animal Collective con “Merrieweather Post Pavillion”).

Además, reproducciones de las portadas de la revista durante la década, artículos de opinión sobre el estado de la industrial musical (ya sacudida estructuralmente por el terremoto tecnológico), las teleseries de nueva factura (Los Soprano, The Wire, Madmen, Perdidos, The Office, Futurama, etc.), ilustraciones dedicadas a algunas canciones de la década y gráficos de la evolución de los estilos durante esos años.

Rockdelux – Número 300, “1984-2011. Historia en imágenes”, noviembre de 2009.

Rockdelux 300El especial del año 300 conservó la extensión que ya se había convertido en habitual, 200 páginas, pero cambió radicalmente de orientación, dedicado todo su contenido a albergar una selección de fotografías de gran número de artistas y grupos, con unas páginas finales para acreditarlas convenientemente (con el nombre del artista o grupo, del autor, y una breve explicación del momento en que fue tomada).

Entre los artistas aparecen Miles Davis, Tom Waits, Public Enemy, Kanye West, Ray Charles, Salif Keita, Wilco, R.E.M., Mala Rodríguez, Peret, Motörhead, Cheb Kaled, Enrique Morente, Manta Ray, Fugazi, Beatie Boys, Run DMC, Chuck Berry, Prince, James Brown, Ryuchi Sakamoto, Pascal Comelade, George Clinto, Nirvana o Teenage Fun Club, entre muchos otros.

Entre los fotógrafos Juan Sala, Alfredo Árias, Jordi Fábregas, Pablo Gil, Inma Varandela, Alicia Aguilera, Miquel Ferrer, Mariví Ibarrola, Óscar Giralt, Luis Otaegi y decenas más.

Rockdelux – Especial 30 aniversario, número 333, “1984-2014 en 300 discos”,noviembre de 2014.

Rockdelux 30 aniversarioEl más reciente de los especiales, lanzado el mes pasado (noviembre 2014), y que aún se pueden encontrar en muchos kioskos y librerías.

En esta ocasión el formato de 200 páginas destina su plato fuerte a repasar los 300 discos fundamentales de los 30 años de existencia de la revista, según votación de sus colaboradores (incluidos los actuales y un buen número de los que lo fueron en el pasado).

De cada disco se incluyen reseñas, de distinta extensión según su posición en la lista, con el número 1 para “It Takes a Nation of Millios to Hold us Back” de Public Enemy (disco favorito de muchos de sus colaboradores, por lo que se desprende del ranking “top 3” que tambien se recoge de cada uno de ellos).

Además se hace un repaso por toda la trayectoria de la revista año a año, se entrevista a importantes figuras de la escena musical nacional (sobre la situación de la industria, el papel del periodismo musical, la propia revista, etc.) y se propone un listado de otros 200 discos que merece la pena escuchar (esta vez sin ordenar por ningún criterio especial y sólo con el nombre del artista, título y portada).

¿Y el próximo especial?

Previsiblemente, la próxima celebración que justifique un gran especial llegará, si no he fallado en los cálculos, en diciembre de 2020. Un buen momento para hacer balance de la década actual y en el que previsiblemente muchas cosas pueden haber cambiado. La distribución digital de música por Internet se habrá asentado y posiblemente el formato físico este reducido estrictamente a los coleccionistas. Incluso es probable que el planteamiento conceptual del álbum también se esté dejando atrás y muchos artistas se centren en una sucesión de singles, que en realidad serán video-singles.

Una nueva generación de músicos que aún no conocemos estará en su momento álgido y nuevos colaboradores, con nuevos puntos de vista, se habrán sumado a la redacción, recibiendo el testigo de parte de los actuales.

Además, tanto Rockdelux como otras revistas, y la prensa en general, en esos momentos pueden estar barajando mudarse del formato papel al digital. Algo que en esos años no será el preludio de la desaparición del medio, si se ha logrado hacer rentables esas ediciones no físicas: que los lectores acepten pagar por los archivos digitales de manera similar a como lo hacen por las ediciones impresas, que  los anunciantes vean igual de interesante este otro formato o y que se hayan encontrado nuevas vías de obtención de beneficios, como por el ejemplo el acceso directo a servicios de venta digital, o streaming, desde el texto de una reseña o desde un reportaje o entrevista (y claro está, que el pago por servicios legales esté ampliamente aceptado).

En cualquier caso, deseamos que Rockdelux siga adelante en el año 2020, y mucho más allá, porque será síntoma de que la cultura de nuestro país, por parte de los artistas y del público, sigue viva.

 

Más información en la página web oficial de la revista: http://www.rockdelux.com
 

Enlaces de interés:

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.