José Ignacio Lapido: El orfebre del rock

José Ignacio Lapido: El orfebre del rock
Protagonista del artículo:
Temática: Estilo:
Redactor:

Sus canciones son como el buen jamón: se degustan con suavidad, calma y sin la necesidad de complementos: ni tomate, ni aceite. Su nuevo trabajo vuelve a ser tan sincero como brillante, tan natural como intenso.

protagonistas ( José Ignacio Lapido : El orfebre del rock )El granadino José Ignacio Lapido fue el líder de 091, un grupo que existió entre los años 1982 a 1996 y que dejó una huella imborrable entre los aficionados al rock de nuestro país, con ocho discos especialmente recomendables y una gran reputación como banda de directo.

Una vez finalizada la trayectoria de aquella banda se decidió a iniciar una etapa en solitario, que se asomó al mercado discográfico por primera vez en el año 1999 con “Ladridos de perro mágico” y que después ha ido desarrollando en otros cuatro álbumes y un EP. Además, desde el año 2005, trabaja desde la total independencia, regentado su propio sello discográfico: Pentatonia Records.

En esta última década (larga), se ha ganado el reconocimiento como un buen orfebre de canciones, que aúna con naturalidad y oficio una gran sensibilidad musical y un indudable espíritu poético en sus textos.

Ahora tiene muy reciente “De sombras y sueños”, un precioso álbum, en el que cuenta con las colaboraciones de artistas tan conocidos como Miguel Ríos, Quique González, Eva Amaral o Quini Almendros. Unas apariciones, que se han tratado coherentemente con la elegancia que le caracterizan: se escuchan pero no se anuncian a bombo y platillo en la carpeta.

Con todos estos años que llevan siendo músico… ¿ves la música como un arte o como un oficio?

No creo que ambas cosas sean excluyentes. Un pintor que luego va a colgar sus cuadros en una exposición se pasa horas y horas delante del lienzo. Es un artista y está trabajando. Parece como si el arte no necesitara de una realización material, como si las musas y la jodida inspiración te dieran todo hecho. No es así. Yo soy un profesional que se dedica a hacer canciones y a interpretarlas en los garitos.

Siempre haces ediciones muy cuidadas de tus discos… con lo mal que están las cosas en cuanto a ventas… ¿Compensa tanto esfuerzo en todos los sentidos?

protagonistas ( José Ignacio Lapido : El orfebre del rock )Económicamente no. Tendría que vender algo más de lo que vendo para que la cosa diera alguna alegría, pero ya que me edito yo mismo mis discos, para qué vamos a andarnos con estrecheces: arruinémonos con elegancia. Me gusta cuidar la presentación, y por supuesto el contenido.

En una entrevista hablabas del placer de leer las letras en los discos e incluso decías que estaría bien que se incluyeran las partituras… ¿lo verías posible? ¿tal vez que los artistas las colgaran en sus sitios web?… Otros músicos podrían usarlo para aprender…

Sí, estaría bien, pero primero tendría que aprender a escribir música. Soy autodidacta y no sé leer en un pentagrama. Queda la opción de encargárselo a alguien. Una de las mejores cosas de los discos es que pueden llevar a alguien que lo está escuchando a descubrir que él también quiere hacer música. A mí me pasó con los discos de los Beatles, los Kinks y los Creedence.

Ahora acaba de aprobarse la llamada Ley Sinde… es conocida tu postura, reclamando que los músicos tienen que recibir una justa recompensa por su arte… ¿Crees que estos cambios legislativos podrán cambiar la situación y reducir el número de descargas no autorizadas?

No creo que la cosa cambie sustancialmente porque soy un poco escéptico. Estoy a favor de que alguien que se lucra con el trabajo de otros, como es el caso de las webs de descargas, vean que esto no es el coño de la Bernarda. Que haya algún tipo de medida legal contra ese abuso me parece bien, pero creo que la gente se ha acostumbrado a tener música gratis y no va a ser posible cambiar esa mentalidad. Es extraño que todo el mundo pague religiosamente su cuota mensual a Internet, al gas, a la electricidad y a todo tipo de servicios, que eso les parezca normal pero que piensen que la música deba ser gratis y que los autores somos unos desalmados por querer cobrar por nuestro trabajo. Es algo que me asombra, pero así están las cosas.

No hay una periodicidad regular en la edición de tus discos… en esta ocasión sólo han pasado dos años… ¿qué impulso te lleva a decidir cual es el momento de lanzar un nuevo trabajo?

Sólo me planteo entrar en el estudio cuando veo que tengo las canciones suficientes como para hacer un álbum, y suficientemente buenas. Hasta que llego a ese punto puede pasar un tiempo indeterminado. Normalmente son dos años pero quién sabe si el próximo se retrasará más o se adelantará. La cuestión es coger la guitarra todos los días y ver qué sale.

En este disco cuentas con varias colaboraciones… Miguel Ríos, Quique González, Eva Amaral, Quini Almendros… Sólo se acredita dentro, discretamente. En otros discos, por ejemplo en el ámbito del Hip Hop donde las colaboraciones son muy comunes, los invitados se destacan a todo trapo y muchas veces se usan como reclamo… ¿Por qué decidiste no destacarlos en la parte exterior de la carpeta?

Ni siquiera se me pasó por la cabeza utilizar las colaboraciones como reclamo comercial. Yo decidí llamarlos por tres razones: porque no lo había hecho nunca, porque son amigos y porque pensé que su aportación iba a ir en beneficio del disco, artísticamente hablando. El lado comercial está ahí, para qué vamos a negarlo, pero a estas alturas pensar que he contado con colaboradores por esa razón me parece que es un poco descabellado.

La canción con Miguel Ríos, “La hora de los lamentos”, es realmente bonita… ¿qué tal la experiencia de contar con una leyenda como él en tu álbum?

Miguel estuvo a punto de participar en mi disco anterior, pero al final no pudo ser. Antes de mostrarle la canción que iba a cantar me sentí un tanto intimidado. El historial artístico de Miguel es como para intimidar a cualquiera. Dudé mucho porque quería que la canción estuviera a la altura del cantante. Creo que al final acerté. A él le encantó el tema ha quedado muy bien su intervención. Yo le estoy muy agradecido por su generosidad

Y además él te ha invitado a algunos conciertos de su gira de despedida… ¿qué nos puedes contar de los momentos que viviste en esos conciertos?

Fue fabuloso. Tuve el honor de ser invitado a participar en cuatro conciertos de su gira despedida y la verdad es que fue emocionante ver cómo muchos miles de personas le demostraban un cariño y una admiración impresionantes.

Las otras colaboraciones también son muy importantes… Quique Gonzáles, Amaral, Quini Almendros… ¿qué te une a cada uno de ellos?

protagonistas ( José Ignacio Lapido : El orfebre del rock )Con Quique y con Amaral ya había colaborado anteriormente en algunos conciertos. Ellos también habían grabado canciones mías con anterioridad en sus discos y pensé que eran los adecuados para participar. Son amigos y hay entre nosotros mucha complicidad estilística y personal. A Quini Almendros lo conozco desde hace casi treinta años, cuando él empezaba con La Guardia. Es la tercera vez que toca el pedal steel en un disco mío. Es todo un virtuoso y una excelente persona.

¿Cómo está siendo el repertorio de tus conciertos? ¿Se centra especialmente en las canciones de este nuevo álbum?

El repertorio de los conciertos de presentación es normal que se centre en los temas del último disco. Toco prácticamente todos, pero siempre hay que tocar canciones de discos anteriores y recreaciones de algunos temas de mi etapa de 091.

¿Qué tal está respondiendo el público en estos nuevos conciertos?

Bien, parece que la reacción es positiva y está viniendo más gente que en otras giras.

¿Te gustaría añadir algo más para nuestros lectores?

Nada. Gracias por vuestro interés

Este artículo fue publicado originalmente en La Factoría del Ritmo (sección: ).

Sobre los autores del artículo:

F-MHop
Jefe de redacción de La Factoría del Ritmo desde su fundación en 1995. Actualmente colabora en las revistas Rockdelux y Hip Hop Life. Previamente ha colaborado con otros muchos medios, entre los que se encuentran Metali-k.o., Zona de Obras, Onda Cero, Pulse! Latino, Onda Verde Gijón, Astur Music, Serie B o Hip Hop Nation. También fue beatmaker en el grupo Soul Dealers, practicantes de un Hip Hop combativo y comprometido.

Comentarios

Atención: El sistema de comentarios de La Factoría del Ritmo está integrado en Facebook y si los usas, este servicio recogerá y hará tratamiento de datos de datos personales (el mismo que hace al usar Facebook de la manera estándar). Para más información visitar la página de Politica de datos de Facebook y/o nuestra página con la Política de privacidad, protección de datos personales y cookies.